Histórico de artículos
enero 2018
L M X J V S D
« Dic    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031  

De vuelta al Tiempo Ordinario.

El Tiempo ordinario se divide en dos partes en el año litúrgico: después de la época de Navidad hasta el miércoles de ceniza y desde el día después de Pentecostés hasta las oraciones de la vigilia del primer domingo de Adviento.

Tiempo ordinario

El Tiempo ordinario es considerado como un tiempo menor o “no fuerte”, como si los periodos privilegiados del Adviento, Cuaresma y Pascua fuesen los únicos a tener derecho de ciudadanía en el año litúrgico. Y, sin embargo, es un tiempo importante; tan importante que, sin él, la celebración del misterio de Cristo y la progresiva asimilación de los cristianos a este misterio se verían reducidos a puros episodios aislados, en lugar de impregnar toda la existencia de las comunidades de Fe. Solamente cuando se comprende que el Tiempo ordinario es un tiempo imprescindible, que desarrolla el misterio pascual de un modo progresivo y profundo, se puede decir que se sabe qué es el año litúrgico. Quedarse tan sólo con los “tiempos fuertes” significa olvidar que el año litúrgico consiste en la celebración sagrada, en el curso de un año, del entero misterio de Cristo y de la obra de la salvación.

La peculiaridad del Tiempo ordinario no radica en la constitución de un verdadero periodo litúrgico, en el que los domingos guardan una relación especial entre sí en torno a un aspecto determinado del misterio de Cristo. La fuerza del Tiempo ordinario está en cada uno de los 33 o 34 domingos que lo integran. Así lo indican las Normas universales sobre el año litúrgico: “Además de los tiempos que tienen carácter propio, quedan 33 o 34 semanas en el curso del año en las cuales no se celebra algún aspecto peculiar del misterio de Cristo, sino más bien se recuerda el mismo misterio de Cristo en su plenitud, principalmente los domingos” (NUALC 43). El Tiempo ordinario comienza el lunes que sigue al 6 de enero y se extiende hasta el martes antes del miércoles de Ceniza, para reanudarse de nuevo el lunes después del domingo de Pentecostés y terminar antes de las primeras Vísperas del domingo I de Adviento (cf. NUALC 44). En los tiempos ordinarios, la Iglesia sigue construyendo el Reino de Cristo movida por el Espíritu y alimentada por la Palabra: “El Espíritu hace de la Iglesia el cuerpo de Cristo, hoy”.

La gloria del Señor se ha manifestado y se continuará manifestando entre nosotros, hasta el día de su retorno glorioso. En la sucesión de las diversas fiestas y solemnidades del tiempo, recordamos y vivimos los misterios de la salvación. Centro de todo el año litúrgico es el Triduo Pascual del Señor crucificado, sepultado y resucitado, que este año culminará en la Noche Santa de Pascua que, con gozo, celebraremos el día 16 de abril. Cada domingo, Pascua semanal, la santa Iglesia hará presente este mismo acontecimiento, en el cual Cristo ha vencido al pecado y la muerte.

De la Pascua fluyen, como de su manantial, todos los demás días santos: el Miércoles de Ceniza, comienzo de la Cuaresma, que celebraremos el día 1 de marzo. La Ascensión del Señor, que este año será el 28 de mayo. El Domingo de Pentecostés, que este año coincidirá con el día 4 de junio. El primer Domingo de Adviento, que celebraremos el día 3 de diciembre. También en las fiestas de la Virgen María, Madre de Dios, de los apóstoles, de los santos y en la conmemoración de todos los fieles difuntos, la Iglesia, peregrina en la tierra, proclama la Pascua de su Señor.

Significado y contenido del tiempo ordinario

El llamado tiempo ordinario o, más propiamente, tiempo durante el año, es una de las partes del año litúrgico que han experimentado una transformación mayor en la reforma posconciliar. Considerado como un tiempo menor o “no fuerte”, en comparación con los ciclos pascual y de la manifestación del Señor, es lo bastante importante para que, sin él, quedase incompleto el sagrado recuerdo que la iglesia hace de la obra de la salvación efectuada por Cristo en el curso del año (cf SC 102). Por tanto, no se insistirá lo bastante en la riqueza y el valor de este tiempo litúrgico en orden a la contemplación del misterio de Cristo y a la progresiva asimilación de los fieles y de las comunidades a dicho misterio.

El tiempo ordinario desarrolla el misterio pascual de un modo progresivo y profundo; y, si cabe, con mayor naturalidad aún que otros tiempos litúrgicos, cuyo contenido está a veces demasiado polarizado por una temática muy concreta. Para la mistagogia de los bautizados y confirmados que acuden cada domingo a celebrar la eucaristía, el tiempo ordinario significa un programa continuado de penetración en el misterio de salvación siguiendo la existencia humana de Jesús a través de los evangelios, contenido principal y esencial de la l celebración litúrgica de la iglesia.

Ahora bien, la peculiaridad del tiempo ordinario no consiste en constituir un verdadero período litúrgico en el que los domingos guardan una relación especial entre sí en torno a un aspecto determinado del misterio de Cristo. El valor del tiempo ordinario consiste en formar con sus treinta y cuatro semanas un continuo celebrativo a partir del episodio del bautismo del Señor, para recorrer paso a paso la vida de la salvación revelada en la existencia de Jesús. Cada domingo tiene valor propio: “Además de los tiempos que tienen carácter propio, quedan treinta y tres o treinta y cuatro semanas en el curso del año en las cuales no se celebra algún aspecto peculiar del misterio de Cristo, sino que más bien se recuerda el misterio mismo de Cristo en su plenitud, principalmente los domingos” (NUALC 43).

El tiempo ordinario comienza el lunes siguiente al domingo del bautismo del Señor y se extiende hasta el miércoles de ceniza, para reanudarse de nuevo el lunes después del domingo de pentecostés y terminar antes de las primeras vísperas del domingo I de adviento (ib, 44).

Antes de la reforma litúrgica del Vat. II este tiempo se dividía en dos partes denominadas tiempo después de epifanía y tiempo después de pentecostés, respectivamente. Los domingos de cada parte tenían su propia numeración sucesiva independientemente de la totalidad de la serie. Ahora, en cambio, todos forman una sola serie, de manera que al producirse la interrupción con la llegada de la cuaresma, la serie continúa después del domingo de pentecostés. Pero sucede que unos años empieza el tiempo ordinario más pronto que otros —a causa del ciclo natalicio—. Esto hace que tenga las treinta y cuatro semanas o solamente treinta y tres. En este caso, al producirse la interrupción de la serie, se elimina la semana que tiene que venir a continuación de la que queda interrumpida. Hay que tener en cuenta, no obstante, que la misa del domingo de pentecostés y la de la solemnidad de la santísima Trinidad sustituyen a las celebraciones dominicales del tiempo ordinario.

El hecho de que el tiempo ordinario comience a continuación de la fiesta del bautismo del Señor permite apreciar el valor que tiene para la liturgia el desarrollo progresivo, episodio tras episodio, de la vida histórica entera de Jesús siguiendo la narración de los evangelios. Éstos, dejando aparte los capítulos de Mateo y Lucas sobre la infancia de Jesús, comienzan con lo que se denomina el ministerio público del Señor. Cada episodio evangélico es un paso para penetrar en el misterio de Cristo; un momento de su vida histórica que tiene un contenido concreto en el hoy litúrgico de la iglesia, y que se cumple en la celebración de acuerdo con la ley de la presencia actualizadora de la salvación en el aquí-ahora-para nosotros.

Por eso puede decirse que en el tiempo ordinario la lectura evangélica adquiere un relieve mayor que en otros tiempos litúrgicos, debido a que en ella Cristo se presenta en su palabra dentro de la historia concreta sin otra finalidad que la de mostrarse a sí mismo en su vida terrena, reclamando de los hombres la fe en la salvación que él fue realizando día a día. Los hechos y las palabras que cada evangelio va recogiendo de la vida de Jesús, proclamados en la celebración en la perspectiva de las promesas del Antiguo Testamento —en esto consiste el valor de la primera lectura— y a la luz de la experiencia eclesial apostólica —la segunda lectura—, hacen que la comunidad de los fieles tenga verdaderamente en el centro de su recuerdo sagrado a lo largo del año a Cristo el Señor con su vida histórica, contenido obligado y único de la liturgia.

La reforma posconciliar del  año litúrgico ha introducido en el tiempo ordinario algo verdaderamente decisivo en la perspectiva de lo que venimos diciendo. En efecto, a partir del domingo III se inicia la lectura semi-continua de los tres evangelios sinópticos, uno por cada ciclo A, B y C, de forma que se va presentando el contenido de cada evangelio a medida que se desarrolla la vida y predicación del Señor. Así se consigue una cierta armonía entre el sentido de cada evangelio y la evolución del año litúrgico. Como hemos indicado ya, después de la epifanía y del bautismo del Señor se leen los comienzos del ministerio público de Jesús, que guardan estrecha relación con la escena del Jordán y las primeras manifestaciones mesiánicas de Cristo. Al final del año litúrgico, se llega espontáneamente a los temas escatológicos propios de los últimos domingos del año, ya que los capítulos del evangelio que preceden a los relatos de la pasión y están, por tanto, al final de la vida de Jesús se prestan perfectamente a ello.

Y en medio de las dos etapas del tiempo ordinario se encuentra el ciclo pascual —cuaresma, triduo y cincuentena—. Lejos de ser un obstáculo para la celebración progresiva del misterio de Cristo, este ciclo ofrece una maravillosa continuidad en la evocación de la vida y de la acción mesiánica del Hijo de Dios. Recordemos que la cuaresma se abre con los episodios de las tentaciones y de la transfiguración, momentos en los que Jesús entra decididamente en el camino de la pascua, o sea, en el camino de la cruz y de la resurrección, destino y culminación de su vida histórica y, por tanto, centro iluminador de todos los hechos y palabras que la llenan. El cristiano, celebrando sucesivamente todos estos pasos de Jesús, hace suyo este camino y programa pascual del Señor, camino y programa que ha de realizarse no sólo en el curso del año litúrgico, sino también a lo largo de toda la vida.

En el año B del Leccionario, correspondiente al evangelista san Marcos se intercalan, después del domingo XVI del tiempo ordinario, cinco lecturas del capítulo 6 del evangelio de san Juan, debido a la brevedad de aquel evangelio. La intercalación se hace espontáneamente, pues el discurso del pan de vida, tema de Jn 6, tuvo lugar después de la multiplicación de los panes, que narran conjuntamente ambos evangelistas.

En cuanto a las otras lecturas, las del Antiguo Testamento se han elegido siempre en relación con el evangelio y como anuncio del correspondiente episodio de la vida del Señor. Las segundas lecturas no forman unidad con el evangelio y la del Antiguo Testamento, salvo excepciones. Están tomadas de forma semicontinua de las cartas de san Pablo y de Santiago. Dada la extensión de la primera carta a los Corintios, se la ha distribuido en los tres años al principio del tiempo ordinario. La carta a los Hebreos también está repartida entre el año B y el C.

Las ferias del tiempo ordinario no tienen formulario propio para la misa, salvo las lecturas y salmos responsoriales. El  Leccionario ferial está, no obstante, dividido en un ciclo de dos años, pero de forma que el evangelio sea siempre el mismo, mientras que la primera lectura ofrece una serie para el año I (años impares) y otra para el año II (años pares). En la lectura evangélica se leen únicamente los evangelios sinópticos por este orden: Marcos en las semanas I-IX, Mateo en las semanas X-XXI y Lucas en las semanas XXII-XXXIV. En la primera lectura alternan los dos Testamentos varias semanas cada uno, según la extensión de los libros que se leen. El Leccionario ferial del tiempo ordinario supone una novedad en la liturgia romana, pero se da con ello cumplimiento a la disposición del Vat. II en orden a la apertura abundante de los tesoros de la biblia para el pueblo cristiano (cf SC 51).

El oficio divino se caracteriza en este tiempo por no contar con otros textos propios que las lecturas bíblica y patrística del oficio de lectura de cada día, y las antífonas del Benedictus y Magníficat de los domingos. Durante el tiempo ordinario se usa completo el salterio de las cuatro semanas, con sus lecturas breves, responsorios, antífonas y preces. La serie de lecturas bíblicas del oficio de lectura va siguiendo la historia de la salvación; las lecturas patrísticas generalmente ofrecen temas independientes, pero de una extraordinaria riqueza doctrinal y de una amplísima variedad.

Solemnidades y fiestas del Señor durante el año

La celebración del misterio de Cristo a lo largo del año comprende una serie de solemnidades y fiestas del Señor, además de los grandes ciclos pascual y natalicio. La mayor parte de ellas caen dentro del tiempo ordinario. Los formularios litúrgicos para celebrarlas se encuentran en el propio del tiempo o en el santoral, según sean variables o fijas en cuanto a la fecha del calendario. La comprensión adecuada de todas ellas sólo puede hacerse relacionándolas con el ->  tiempo litúrgico que les es más cercano y tratando de comprenderlas dentro de la secuencia de los hechos y palabras de salvación verificados en Cristo.

Así tenemos el 2 de febrero la presentación del Señor en el templo, a los cuarenta días de   navidad (cf Lc 2,22), como un eco de la celebración de la manifestación del Señor (Cristo luz de las gentes en la epifanía y en el templo); la anunciación del Señor el 25 de marzo, fiesta también relacionada con navidad, pues se celebra nueve meses antes del 25 de diciembre, pero también relacionada con la pascua, pues en la encarnación el Hijo de Dios asume el cuerpo con el cual va a redimir al hombre; la fiesta de  Jesucristo Sumo Sacerdote, en España el jueves después de pentecostés y, por ello, necesariamente referida a la pascua; la solemnidad de la santísima Trinidad, el domingo siguiente a pentecostés, celebración que es una síntesis de toda la cincuentena pascual, en el sentido de que entre pascua y pentecostés se ha recordado el amor del Padre, la obra del Hijo y Señor nuestro Jesucristo y la donación del Espíritu Santo.

La solemnidad del cuerpo y de la sangre de Cristo y la solemnidad del corazón de Jesús están ambas en la órbita de la pascua-pentecostés, lo cual quiere decir que reducirlas a algunos aspectos únicamente significa empobrecerlas, pues una y otra festividad se comprenden mejor cuando se las contempla en la dinámica del  misterio pascual y de la donación-efusión del  Espíritu Santo, que se nos da en la eucaristía y que ha brotado del costado abierto de Cristo en la cruz.

El 6 de agosto se celebra la transfiguración del Señor, fiesta importante, aun cuando este misterio está presente en la cuaresma, en el segundo domingo. Sin embargo, tiene lugar cuarenta días antes de la fiesta de la exaltación de la santa Cruz, el 14 de septiembre. Al margen de las razones ecuménicas e históricas, además de las populares, que avalan a una y a otra fiesta, no es difícil ver en ellas un duplicado de la pascua, especialmente en la dimensión gloriosa y triunfal del  misterio redentor.

En las postrimerías del año litúrgico, en noviembre, nos encontramos aún con otras dos festividades: la dedicación de la basílica de san Juan de Letrán, la catedral de Roma y, por ello, cabeza y madre de todas las iglesias del orbe, y la solemnidad de Jesucristo rey del universo. La primera, aunque no lo parezca, es una fiesta del Señor, pues la dedicación de un templo —y por tanto su aniversario— sólo puede hacerse a Dios, el cual ha introducido su morada entre los hombres por medio de Cristo, el único y verdadero santuario, y por medio de la iglesia, templo del Espíritu. No hay duda, pues, de las resonancias pascuales de esta fiesta, cuyo paralelo es, en cada diócesis, el aniversario de la catedral respectiva.

La solemnidad de Cristo rey hace que culmine la celebración del  año litúrgico con el recuerdo de la última manifestación del que ha de venir a consumar toda la   historia de la salvación. Pero también abre y prepara la nueva etapa del  adviento, que se inicia el domingo siguiente. La solemnidad, por tanto, hace de enlace entre un año que termina y otro que empieza, ambos presididos por el signo de Cristo rey universal, Señor de la historia, alfa y omega, el mismo ayer, hoy y por los siglos (cf Ap 13,8 = vigilia pascual: rito de bendición del cirio).

Todas estas fiestas y solemnidades del Señor tienen los primeros puestos en la tabla de los días litúrgicos; de manera que, cuando las que son fijas caen en domingos del tiempo ordinario, se las antepone en la celebración de la misa y del oficio divino. Esto da una idea de la importancia que el año litúrgico y el calendario dan al sagrado recuerdo del misterio de Cristo sobre la base de los domingos y de las restantes celebraciones del Señor (cf SC 102 y 106).

D. Rubén Inocencio González

Párroco de Sta. Eugenia (Madrid)

“Tu eres mi hijo, el amado”

El domingo que sigue a la fiesta de la Epifanía, la Iglesia Católica celebra el bautismo de Cristo y señala la culminación de todo el ciclo natalicio (Navidad) o de la Manifestación del Señor. Es también el domingo que da paso al llamado tiempo ordinario.

Al reflexionar sobre el bautismo de Jesús, comprendemos mejor que aquel Niño que contemplábamos en Belén hace muy pocos días y que fue presentado ante los pueblos por medio de una estrella, la misma que guiaron a los Magos de Oriente, ha de ejercer una misión en nombre de Dios.

Sobre Él, reposa toda la confianza del Padre y toda la fuerza del Espíritu Santo.

Si en Navidad contemplábamos al Verbo Encarnado, ahora se manifiesta todo Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Dios se implica en la historia humana. La historia de Jesús se transforma ahora en la historia del Dios-con-nosotros y del nosotros-con-Dios.

El Evangelio de San Mateo, en el capítulo 3, versículos 13 a 17, nos narra el episodio del Bautismo de Jesús, momento en el que Él, se manifiesta como enviado del Padre y comienza su vida pública:

Juan ha estado bautizando en el Río Jordán por mucho tiempo. Un día, Jesús vino desde Nazaret y Galilea, y le pidió a Juan que lo bautizara. Juan protestó porque pensaba que Jesús era el que lo tenía que bautizar a él.

Pero Jesús le dijo que necesitaba ser bautizado para completar toda su virtud. Entonces, Juan lo bautizó en el río.

Inmediatamente después de que lo bautizara, mientras oraba, el cielo abrió sus puertas y una paloma descansó en el hombro de Jesús. Era el Espíritu de Dios en forma de paloma para que Jesús lo viera.

De momento hubo una voz saliendo desde el cielo y dijo, “Tú eres mi querido hijo, y yo estoy muy complacido contigo.” La paloma y la voz de Dios eran una señal diciendo que Jesús era el Mesías.

Después de todo eso, Juan reunió un grupo de personas. Jesús se acercó al grupo mientras Juan hablaba con ellos.  “¡Miren!, La mano de Dios viene para liberarnos del pecado que hay en este mundo.” Le dijo que vio el Espíritu de Dios bajando donde Jesús en forma de una paloma. Que escuchó la voz de Dios, y que la paloma era un símbolo para revelar a su Hijo.

Juan y Jesús son parientes. La madre de Juan, Isabel, dijo de María, la madre de Jesús, que sabía iba a ser la madre del Hijo de Dios. Jesús era Dios hecho hombre quien venía a la tierra. Juan tenía una misión. Tenía que preparar al pueblo para el encuentro con Cristo, y estaba completando su misión. Ahora, Cristo se ha revelado.

Algunas personas fueron donde Juan y le dijeron que ahora las personas van siguiendo a Jesús, y no a él. Pensaban que eso le iba a molestar, pero Juan no tenía ningún problema con ello. Les dijo que él, no era el Cristo. Les dejo saber que Cristo debe ser el importante, y él debe ser menos importante.

Jesús se introduce en el río Jordán.

Y cumple Jesús toda justicia. Desciende a las aguas ante Juan. En aquellos momentos el inocente de todo pecado asume todos los pecados de los hombres. Los miles de millones de pecados de los hombres caen sobre sus espaldas, y los asume haciéndose pecado, como si fuesen suyos, sin serlo. Esta decisión libre le costará sangre y sudor, amor difícil, amor total que llegará a estar crucificado, hasta dar la vida por todos.

Cuando Jesús entra en las aguas y Juan baña su cabeza, son sumergidos todos los pecados de los hombres. Las aguas limpian el cuerpo, y por eso son tomadas como símbolo de la limpieza de las almas que se arrepienten ante Dios de sus pecados. Más no pueden hacer. Pero al sumergirse Jesús en las aguas, las santifica, les da una fuerza nueva. Más adelante, el bautismo lavará con las aguas los pecados hasta la raíz, y dará la nueva vida que Cristo conquistará en su resurrección. Serán, efectivamente, aguas vivas que saltan hasta la vida eterna.

Dios se manifiesta.

Al salir Jesús del agua sucede el gran acontecimiento: Dios se manifiesta. “Inmediatamente después de ser bautizado, Jesús salió del agua; y he aquí que se le abrieron los Cielos, y vio al Espíritu de Dios que descendía en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz del Cielo que decía: Este es mi Hijo, el amado, en quien me he complacido”(Mt).

La voz es la del Padre, eterno Amante, el que engendra al Hijo en un acto de amor eterno, dándole toda su vida. El Hijo es el Amado, igual al Padre según su divinidad. Es tan Hijo que es consustancial con el Padre, los dos son uno en unión de amor. El Padre le dio toda su vida, y el Hijo ama al Padre con ese amor obediente que vemos en Jesús cuando desciende a las aguas como hombre que se sabe Dios, desde una libertad humana con la que se entrega por los hombres y ama al Padre. Y el Padre se complace en ese hombre que le ama con amor total y mira a los demás hombres saliendo del pecado, y les ama en el Hijo.

El Espíritu Santo

espirituSantoLa paloma simboliza el Espíritu. Anunció la nueva tierra y la paz de Dios a los hombres después del diluvio, que habían sido castigados por sus pecados. Anuncia el amor a los que quieren vivir de amor. Anuncia junto a Jesús la nueva Alianza, en que, de nuevo, el Espíritu de Dios volará sobre las aguas del mundo. Limpiará los corazones con el fuego de su amor, purificará las intenciones, llenará de Dios a todos los que crean y esperen, inflamará de amor a los amantes que desean el amor total, tan lejano al amor propio.

Jesús es ungido por el Espíritu. Jesús es así el Cristo, el nuevo rey del reino del Padre. Antes los reyes eran ungidos con aceite, y la gracia de Dios les daba fuerzas. Ahora el Espíritu mismo invade a Jesús. Podrá actuar con plena libertad en su alma dócil, le impulsará, le encenderá en fuego divino. Por eso “Jesús lleno del Espíritu Santo, regresó del Jordán, y fue conducido por el Espíritu al desierto”. Comienza su vida de Ungido por el Espíritu que le lleva a lo más alejado del paraíso, al desierto, donde se mortifica, reza y sufre la tentación de Satanás.

¿SOY DE LOS TUYOS, SEÑOR?

Me dicen que fui bautizado,
pero no sé muy bien, Señor,
hasta qué punto soy de los tuyos,
de tu grupo, de tu familia, de tus ideas,
de los que defienden, sin fisuras,
tu Palabra sin riesgo de ser descafeinada.

Dicen que, el Espíritu, quema
y me siento un tanto frío.
Me advierten que, el Bautismo,
es un punto de salida
y frecuentemente me instalo en mis intereses.
Me recuerdan que, ser de los tuyos,
es optar por tu Palabra, por tu vida,
por tu mensaje, por tu cruz,
por tus caminos y por tus contradicciones.

Y, cuántas veces, Señor,
me dejo guiar exclusivamente
por el vocerío del mundo
amañar por las sensaciones del simple escaparate
seducir con fuegos artificiales
asustar por el sufrimiento
o añorar y buscar atajos
sin que me digan que soy de los tuyos.

¿SOY DE LOS TUYOS, SEÑOR?

Ayúdame, Señor,
a convertirme, para estar cerca de Ti
a liberarme, para dedicarme a Ti
a llenarme de tu Espíritu,
para ofrecerme al pregón de tu Reino
Que tu Bautismo, Señor,
sea para mí, causa de crecimiento
llamada a la sinceridad y a la valentía
a la generosidad y al testimonio
a la verdad y a la firme respuesta.

 Amén.
D. Javier Leoz Ventura

Párroco de San Lorenzo. (Pamplona)

Oro, Incienso y Mirra para el Niño Dios.

 

Los Reyes Magos  de oriente, son representación de todos los pueblos de la Creación de Dios, a los que Jesús ofrece su mensaje de Salvación.

Los Magos de Oriente, al ver los signos que les indica nuevos y extraordinarios acontecimientos con el Nacimiento del Mesías prometido, fueron a buscarlo hasta encontrarlo en un pobre pesebre. Arrodillándose para venerarlo, le ofrecieron estos tres regalos al Niño Jesús:

Oro: Era propio de los reyes y por eso se lo ofrecieron a Jesús, Rey de Reyes. Por lo tanto, lo honramos cuidando que su REINO DE AMOR, JUSTICIA Y PAZ, se extienda por toda la tierra.

Incienso: Es un aroma que antiguamente, solo se ofrecía a la divinidad de los dioses y con esto, quedaba de manifiesto que el Jesús es Dios. Reconocemos a Jesús como Dios y lo honramos, alabamos y adoramos como Señor Nuestro y como Creador de todo lo que existe.

Mirra: Es una sustancia con la que desde muy antiguo, era usada para untar y embalsamar a los cuerpos de los fallecidos. Con esto se manifestaba que Jesús Dios, como hombre también moriría para salvarnos. Honramos a Jesucristo como Hombre, como el Mesías  que sufrió y entregó la vida por nosotros y nuestra salvación. Es como agradecimiento por lo que debemos llevar el Evangelio y su Palabra a todos los hombre.

CAMINAN, BUSCAN Y ENTREGAN
Epifanía del Señor.

Reyes Magos, que saliendo de vuestros reinos, cabalgáis en busca de Aquel que también dejó el suyo
Decidnos:
¿Cómo encontrar la ruta de Belén?
¿Cómo es la estrella que nos lleva hasta el Redentor?
La ruta de Belén,
es el camino de cada día
Es la valentía de los que creen en medio de dificultades
o la persistencia,
aún en medio de tormentas
Es la curiosidad de indagar y avanzar
aunque no se vislumbre
nada en el horizonte
¿Y la estrella?
La estrella es la luz
que ilumina el corazón,
La intuición de saber que, Dios
siempre acompaña
La esperanza que te invita
a seguir adelante
o la mañana en la que sientes
que Dios te espera, que Dios te aguarda
Decidnos, Reyes Magos
¿Cómo es Dios?
Dios, es imposible de descifrarlo:
Lo vimos, y le adoramos
No nos habló, pero nosotros
le hicimos agasajos.
Le presentamos la riqueza
que el mundo tiene
y de la que tanto le cuesta desprenderse
Le ofrecimos el incienso
con el cual el hombre
hoy, en vuestro tiempo,
perfuma y ensalza todo lo material
olvidando al Único
que es digno de tal honor
Dejamos a sus plantas,
con lágrimas en los ojos
la humanidad y sus pecados
el mundo y sus contradicciones
la tierra y todo lo que le atemoriza
Pero, sobre todo, como regios llegados desde lejos
le rendimos homenaje,
vasallaje y pleitesía
y, por vosotros, los hombres
de estos nuevos tiempos
pedimos e hundimos
nuestras rodillas en el suelo:
que no perdáis la fe
que no temáis seguir
a la estrella que siempre guía
y Dios os colmará de una felicidad sin medida.
Amén.

D. Javier Leoz Ventura

Párroco de San Lorenzo (Pamplona)

La verdad, nuestra tradición o lo que nos ha llegado

La adoración de los magos es uno de esos relatos que aparecen en la Biblia, ampliamente difundidos y que han originado tradiciones que llegan hasta nuestros días. Cualquiera puede decirnos hoy, inclusive los menos creyentes, los nombres de estos famosos personajes, de dónde provenían, a qué razas pertenecían, qué regalos traían para el Niño Jesús y hasta contarnos a grandes rasgos el episodio de su aventura. Pero ¿Quiénes eran y qué buscaban realmente de estos enigmáticos personajes que dejaron una impresión tan pintoresca en nuestra cultura?, ¿Qué nos trata de decir la Biblia al presentarnos tan peculiar historia?, para hacerlo debemos dirigirnos al texto con humildad y tratar de extraer bajo la luz del Espíritu Santo el mensaje de la Palabra de Dios que nos llega bajo las letras del escritor sagrado.

¿Magos o reyes?

Tal vez no sepamos que la Biblia no habla de “reyes”, sino simplemente de “magos” venidos del oriente, sin especificar nombres, razas, o posición social; ni siquiera se dice que fueran tres. De lo que nos habla el evangelio es de quiénes eran, y para ello utiliza la palabra “magos”, que en la antigüedad era utilizada para designar a cualquiera que tuviera habilidades que escapaban al entendimiento de la mayoría, ya que la distinción entre ciencia y superstición no estaba muy clara, sobre todo si el objeto de estudio comprendía las estrellas, a las cuales se les atribuía influencia sobre los acontecimientos humanos, de hecho, sabemos que la astrología que tuvo su origen en la antigua Mesopotamia, precisamente al oriente de Israel.

Podemos ver en ellos a personas paganas, sin un conocimiento claro de la teología judía, pero que a la vez eran estudiosas, que examinaban la naturaleza para descubrir la razón de las cosas. Una suerte de científicos y adivinos, que buscaban pistas en la creación para conocer al Creador de semejante universo y que tal vez tuvieron contacto con algunos judíos que quedaron en Babilonia luego de la última deportación, lo que pudo haberles dejado algún conocimiento sobre la esperanza de judía acerca de la llegada del Mesías.

 

Estrella de Jesús

Vieron su estrella.

Lo siguiente que nos dice Mateo es que los magos se presentaron en Jerusalén preguntando “¿dónde está el rey de los judíos que ha nacido?, pues hemos visto su estrella en el oriente y hemos venido a adorarle” (Mt 2,2). Llaman la atención varios aspectos de esta lectura que no son fáciles de responder, sobre todo el hecho de que la pregunta supone que todos deberían conocer la respuesta, ya que da por sentado que todos saben que ha nacido un nuevo rey, del cual hablan hasta las estrellas y que él mismo es imagen de Dios o que lo representa hasta el punto de merecer adoración. Sin embargo lo que provocan es un gran sobresalto, ya que en ese país nadie estaba enterado del acontecimiento que habían logrado descifrar estos extranjeros. ¿Cómo pudieron saber esto aquellos peregrinos del oriente? Para quien busca a Dios a tientas en la oscuridad de la noche, una estrella es suficiente para alumbrar el camino y ponerse en marcha. Ciertamente estos magos lograron ver e interpretar una señal de Dios a través de su limitada ciencia, quien en su infinita misericordia no se negó a aquellos que lo buscaban, poniendo en el cielo nocturno una estrella en el lugar indicado para anunciar su venida. Muchas veces Dios se vale de cualquier medio para atraer a quienes lo buscan, aún los menos ortodoxos, sin embargo la observación de la estrella no fue suficiente para asegurar el encuentro, aún faltaba algo más.

¿Dónde ha de nacer?

Los magos, siguiendo la lógica humana y su ciencia llegaron al palacio del rey Herodes pensando que allí les iban a mostrar al nuevo rey, sin embargo se consiguieron con que nadie sabía del hecho. Pero al contrario de los magos, los sacerdotes y escribas del pueblo sí eran capaces de conocer dónde había de nacer el Cristo, quienes ante la interrogación de Herodes pudieron responder sin dudas: “…En Belén de Judea, porque así está escrito por el profeta” (Mt 2,5). El encuentro con Jesús tenía que pasar por las escrituras, ya que las escrituras hablan de Él (Lc 24,27), no era suficiente la observación de las estrellas o la ciencia, es Dios quien se revela y por lo tanto debemos conocer esa revelación para encontrarle. Una vez conocido el paradero del niño, los magos emprendieron el camino hacia Belén, pero ni Herodes ni los sacerdotes los acompañaron, ¿sería porque no daban crédito a sus observaciones? ¿O sería porque se trataba de paganos? Vemos después que Herodes llamó aparte a los magos para indagar más sobre la probable fecha de nacimiento del niño y para comprometerlos con que vinieran de regreso para contarle sobre su paradero, por lo tanto creyó en su historia pero su actitud fue muy diferente, su intención era de matarle, y por ello no dudó luego de eliminar a todos los menores de dos años al percatarse de que los magos no volverían. Tampoco los sacerdotes y entendidos de la Ley, autoridades religiosas de la época y por lo tanto capaces de saber dónde nacería el Mesías, mostraron interés en ir a buscarlo. Prefirieron quedarse en la comodidad de sus casas, o tal vez tenían miedo de que Herodes lo interpretara como una rebelión en su contra, poniendo así en peligro sus propias vidas.

 

Adoración MagosSe pusieron en camino.

Y así con las señas que dieron los sacerdotes los magos prosiguieron su camino, no se quedaron en las comodidades de palacio, ni se desanimaron ante el escenario que habían presenciado, donde los que se suponían que debían alegrarse ante el nacimiento del nuevo Rey prefirieron esperar sentados antes que ponerse en marcha y exponerse. Sino que rápidamente continuaron la marcha, confiando en lo plasmado en la Escritura y todavía guiados por la estrella que iba delante de ellos, “hasta que llegó y se detuvo encima del lugar donde estaba el niño” (Mt 2,9b). ¿Quiere decir esto que la estrella se movía y se detuvo sobre una casa? Todos sabemos que las estrellas se mueven en el firmamento debido a la rotación de la Tierra y este movimiento no se detiene. ¿Sería que se apagó la estrella? Lo que debemos entender de este versículo es que cesaron las señales celestes, y es justo en este momento que se llenaron de alegría pues comprendieron que su búsqueda había terminado, no tenía ya sentido interrogar a la creación una vez que estaban frente a aquel por quien todo fue creado. Ya no había que mirar hacia las estrellas sino hacia el propio Jesús, la oscura noche por la que transitaban había acabado y ahora amanecía frente a ellos un eterno sol. Y ante la presencia del Hijo de Dios lo que queda es postrarse y adorarle, entregándole sus tesoros. (Ap 21, 23-27)

Avisados en sueños

Y, avisados en sueños que no volvieran a Herodes, se retiraron a su país por otro camino” (Mt 2,12). ¿Dónde está ahora la estrella? ¿Por qué no siguen consultando los astros? Definitivamente, luego de este encuentro las cosas no son iguales para los magos. Su vida ha cambiado, ya no está dirigida por las estrellas, ahora Dios se toma la confianza de hacerles saber su voluntad a un nivel un poco más personal, y tiene que ser así puesto que lo han visto a Él. Y ellos no dudan en seguir esta nueva señal a pesar de haberse comprometido con Herodes de volver. Sin embargo el evangelista toma la precaución de no mencionar al Ángel del Señor en el sueño de los magos, tal como sí lo hace cuando se refiere al sueño de José para huir a Egipto (Mt 2,13), porque se da cuenta que si bien ha habido un encuentro este aún no es comprendido en su totalidad, falta el elemento del seguimiento, el cual sí posee José, quien conoce bien las escrituras y además está al servicio del niño a través de su cuidado y el de su madre.

¿Qué actitud tenemos, frente al llamado de Dios?

Lo que nos llena de esperanza al ver estos magos siguiendo una estrella es la garantía de que quien busca a Dios con la actitud correcta lo encontrará. La necesidad de encontrar a Dios los llevó a emprender un largo viaje, poniéndose en marcha a pesar de las dificultades propias de la época, dejando todo para seguir una señal que al parecer pasó inadvertida para otras personas o que no le atribuyeron el mismo significado y que al final verdaderamente logran un encuentro verdadero, no sin antes experimentar un crecimiento al conocer la Palabra de Dios, que en resumidas cuentas es la que los prepara para llegar al lugar donde los esperaba Dios. Esta actitud contrasta con la de aquellos que asombrosamente sí sabían dónde encontrar a Dios pero no lo buscaban, porque más les importaba su seguridad o su comodidad. Y aún peor la de aquellos como Herodes, que buscan a Dios para tratar de destruirlo. Estas personas estaban más preparadas para encontrarse con Dios pero definitivamente no hicieron nada para llegar a conocerlo. Los magos consiguieron una transformación en sus vidas, una nueva relación con Dios. Los jefes de los judíos en cambio siguieron siendo los mismos.

Vemos entonces que es necesario para el encuentro con Dios cuatro elementos importantes:

  • Buscar a Dios poniéndose en marcha, en otras palabras realizar una búsqueda activa, no basta con saber que Él existe y que es el creador de todas las cosas, sino que hay que pedirle a través de la oración que se revele y que sinceramente se muestre para que podamos conocerle. Poco a poco veremos como los acontecimientos de la vida están inmersos en su plan amoroso y podremos ver su mano actuando en todos ellos.
  • Dejarse instruir por la Biblia, lo que significa que debemos conocer qué es lo que Dios nos ha dado a conocer de sí mismo a través de las Escrituras, y en concordancia con lo mencionado en el punto anterior, esta instrucción debe estar fortalecida con la oración y con el estudio, ya que no podemos entender claramente si no se nos explica.
  • Perseverar, no desanimarse aunque las personas que se supone que deberían conocer más a Dios dan malos ejemplos o parezcan no avanzar en su relación con Él. Cada quien es responsable de su crecimiento espiritual.
  • Reconocer que Él es el Señor y poner en segundo lugar todas las posesiones, poniéndolas a sus pies. Estos puntos pueden repetirse muchas veces como una escalera de caracol que nos va elevando cada vez más a Él, en esto consiste el seguimiento. El episodio de los magos también nos lleva a reflexionar como creyentes si sabemos dónde encontrar a Dios y muchos podríamos dar respuestas correctas. Diríamos que “Dios está en todas partes”, que está en la Eucaristía, o que habita en nuestros corazones y hasta reconoceríamos que está en el prójimo; todas estas son respuestas correctas pero cabría preguntarnos si de verdad lo hemos “visto” o “encontrado” en estos lugares o simplemente lo sabemos por una enseñanza intelectual recibida en nuestra instrucción religiosa. Y si no lo hemos encontrado aún pero sabemos dónde está ¿hemos salido a su encuentro?

“La adoración de los magos”
Por Gustavo A. Salazar Aponte
BUZÓN CATÓLICO www.buzoncatolico.es

Santa María, Madre de Dios (Theotokos)

Theotokos quiere decir Madre de Dios en griego.

La maternidad Divina de María fue el primer dogma mariano, promulgado en el Concilio de Éfeso en el año 430 d.C. En aquel tiempo ya se decía que era creído desde los orígenes del cristianismo que María había dado a luz al Dios Vivo, segunda persona de la Trinidad, el Emmanuel, o Dios con nosotros.

Aún con todo esto, la mayoría de los protestantes niegan esta gran verdad, revelada muy claramente en las escrituras, pero ya que no han admitido ningún dogma mariano tampoco este iba a ser la excepción.

María es verdadera Madre, ya que ella fue participe activo de la formación de la naturaleza humana de Cristo, de la misma manera en la que todas las madres contribuyen a la formación del fruto de sus entrañas. María es verdadera Madre porque Jesús es verdadero Hombre.

La Iglesia Católica comienza todos los nuevos años, celebrando la Festividad de María, Madre de Dios, fiesta solemne y propicia para pedir y solicitar la protección de la Santísima Virgen María. Es la fiesta mariana más antigua que se conoce en Occidente. Es la fiesta de la mismísima “Madre de Dios, nuestro Señor”.

San Pablo en su carta a los gálatas dice de Jesucristo: “nacido de mujer, nacido bajo la ley”, para indicarnos que como hombre, Dios necesariamente ha tenido que tener una madre. La bendición litúrgica de la primera lectura parece que fue escrita dirigida a María madre: “El Señor te bendiga y te guarde; el Señor haga brillar su rostro sobre ti y te conceda su favor; el Señor te muestre su rostro y te dé la paz”. El rostro del Señor es Jesús de Nazaret, el hijo de María. El evangelio nos permite intuirlo cuando con impresionante sencillez nos dice, refiriéndose a los pastores: “Fueron de prisa y encontraron a María, a José y al niño acostado en el pesebre”.

Ya en las Catacumbas Romanas que están cavadas debajo de la ciudad de Roma y donde se reunían los primeros cristianos para celebrar la Eucaristía en tiempos de las persecuciones, hay pinturas con este lema: “María, Madre de Dios”.

La mujer y que mujer, es el centro de atención en la liturgia de hoy. Particularmente la mujer como madre. Y esa mujer y esa madre, es María, la Madre de Dios, nada más y nada menos.

María, no formó a Dios, pero es Madre de Dios. Y si nosotros, hubiéramos podido formar a nuestra madre, ¿Qué cualidades no le habríamos dado? Pues Cristo, que es Dios, sí formó a su propia madre. Y ya podemos imaginar que la dotó de las mejores cualidades que una criatura humana puede tener, como mujer y como madre.

María no engendró a Dios desde la eternidad. María comienza a ser Madre de Dios cuando el Hijo Eterno se encarnó en sus entrañas, es decir en la misma “Encarnación del Señor”.

¿A quién llamamos madre? Pues a la mujer que engendra un hijo, y por ello, es madre de la persona por ella engendrada.

Si reconocemos que María engendró y dio a luz a Jesús, entonces reconocemos que María es madre de Jesús. Y si además reconocemos que Jesús es una persona divina, la Segunda Persona de la Trinidad, entonces reconocemos que María, por ser madre de esa Persona, Jesús, es verdaderamente Madre de Dios.

En el credo profesamos que el Hijo es engendrado (eternamente), no creado por Dios. Dios no tenía necesidad de hacerse hombre pero quiso hacerse. Quiso tener madre verdaderamente. Gálatas 4,4: “al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer”. Dios se hizo hombre sin dejar de ser Dios, por ende María es madre de Jesús, Dios y hombre verdadero.

Dios no necesitaba tener madre pero la quiso tener para acercarse a nosotros con infinito amor. Dios es el único que pudo escoger a su madre y, para consternación de algunos y gozo de otros, escogió a la Santísima Virgen María quién es y será siempre la Madre de Dios.

Cuando la Virgen María visitó a su prima Isabel en su Visitación, ésta, movida por el Espíritu Santo, la reconoció como Madre de Dios al llamarle “Madre de mi Señor”.

La verdad de que María es Madre de Dios es parte de la fe de todos los cristianos.  Esto fue proclamado dogmáticamente en el Concilio de Efeso en el año 431 y es el primer dogma Mariano. Negar que María es Madre de Dios es negar que el Verbo se hizo hombre, negando la Encarnación de Dios Hijo.

¿Pero ha habido controversia sobre la maternidad divina de María Santísima?

Pues sí. En el siglo V, Nestorio, Patriarca de Constantinopla afirmaba los siguientes errores:

Que hay dos personas distintas en Jesús, una divina y otra humana.

Sus dos naturalezas no estaban unidas.

Por lo tanto, María no es la Madre de Dios pues es solamente la Madre de  Jesús hombre.

Jesús nació de María solo como hombre y más tarde “asumió” la divinidad, y por eso decimos que Jesús es Dios.

Vemos que estos errores de Nestorio, al negar que María es Madre de Dios, niegan también que Jesús fuera verdaderamente una Persona divina que asume una naturaleza humana.

La doctrina referente a María está totalmente ligada a la doctrina referente a Cristo. Confundir una es confundir la otra. Cuando la Iglesia defiende la maternidad divina de María está defendiendo la verdad de que, su hijo, Jesucristo, es una Persona divina.

En esta batalla doctrinal, San Cirilo, Obispo de Alejandría, jugó un papel muy importante en clarificar la posición de nuestra fe en contra de la herejía de Nestorio. En el año 430, el Papa Celestino I en un concilio en Roma, condenó la doctrina de Nestorio y comisionó a S. Cirilo para que iniciara una serie de correspondencias donde se presentara la verdad.

“Me extraña en gran manera, que haya alguien que tenga duda de si la Santísima Virgen ha de ser llamada Madre de Dios. Si nuestro Señor Jesucristo es Dios, ¿Por qué razón la Santísima Virgen, que lo dio a luz, no ha de ser llamada Madre de Dios? Esta es la fe que nos transmitieron los discípulos del Señor. Así nos lo han enseñado los Santos Padres” dijo San Cirilo de Alejandría.

Pero en el transcurrir de los tiempos y hasta nuestros días, en los diferentes Concilios y diferentes Papas, se ha venido constatando y dejando bien claro el Dogma de Madre de Dios.

Al año siguiente, en el año 431, se reunieron 200 obispos en el Concilio Ecuménico de Efeso, ciudad donde la Santísima Virgen pasó sus últimos años. En dicho Concilio, proclamaron solemnemente que “La Virgen María, sí es Madre de Dios porque su Hijo, Cristo, es Dios”. Por ello, canonizó el título de “Theotokos”

“Desde un comienzo la Iglesia enseña que en Cristo hay una sola persona, la segunda persona de la Santísima Trinidad. María no es sólo madre de la naturaleza, del cuerpo pero también de la persona quien es Dios desde toda la eternidad. Cuando María dio a luz a Jesús, dio a luz en el tiempo a quien desde toda la eternidad era Dios. Así como toda madre humana, no es solamente madre del cuerpo humano sino de la persona, así María dio a luz a una persona, Jesucristo, quien es ambos Dios y hombre, entonces Ella es la Madre de Dios”

En vez de Theotokos, algunos padres proponían Christotokos, Madre de Cristo. Pero precisamente eso se consideró una amenaza contra la doctrina de la plena unidad de la divinidad con la humanidad de Cristo. Precisamente, en ese Concilio de Efeso, se confirmó, por una parte la unidad de las dos naturalezas, la divina y la humana, en la persona del Hijo de Dios y, por otra la legitimidad de la atribución a la Virgen, del título de Theotokos, Madre de Dios.

Para celebrar la proclamación de Efeso, los Padres, acompañados por el gentío de la ciudad, que los rodeaba portando antorchas encendidas, hicieron una gran procesión cantando: “Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén”. Así de esta forma, la Theotokos es representada e invocada como la reina y señora por ser Madre del Rey y del Señor.

“Después de ese concilio se produjo una auténtica explosión de devoción mariana, y se construyeron numerosas iglesias dedicadas a la Madre de Dios. Entre ellas sobresale la Basílica de Santa María la Mayor, en Roma.

La doctrina relativa a María, Madre de Dios, fue confirmada de nuevo en el concilio de Calcedonia en el año 451, en el que Cristo fue declarado “verdadero Dios y verdadero hombre, nacido por nosotros y por nuestra salvación de María, Virgen y Madre de Dios, en su humanidad”

La Maternidad de María fue también afirmada por otros concilios universales, como el segundo de Constantinopla en el año 553.

En el siglo XIV se introduce en el Ave María la segunda parte donde dice: “Santa María Madre de Dios”. En el siglo XVIII se extiende su rezo oficial a toda la Iglesia.

El Papa Pío XI reafirmó el dogma en la Encíclica Lux Veritatis en el año 1931 y el Concilio Vaticano II, recogió en un capítulo de la Constitución Dogmática “Lumen gentium” sobre la Iglesia, punto octavo, la doctrina acerca de María, reafirmando su maternidad divina. El capítulo se titula: “La bienaventurada Virgen María, Madre de Dios, en el misterio de Cristo y de la Iglesia”. Este documento presenta la maternidad divina de María en dos aspectos:

1) La maternidad divina en el misterio de Cristo.
2) La maternidad divina en el misterio de la Iglesia.

“Y, ciertamente, desde los tiempos más antiguos, la Sta. Virgen es venerada con el título de Madre de Dios, a cuyo amparo los fieles suplicantes se acogen en todos sus peligros y necesidades…. Y las diversas formas de piedad hacia la Madre de Dios que la Iglesia ha venido aprobando dentro de los límites de la sana doctrina, hacen que, al ser honrada la Madre, el Hijo por razón del cual son todas las cosas, sea mejor conocido, amado, glorificado, y que, a la vez, sean mejor cumplidos sus mandamientos”

En el Credo del Pueblo de Dios de Pablo VI, ya en el año 1968, dice: “Creemos que la Bienaventurada María, que permaneció siempre Virgen, fue la Madre del Verbo encarnado, Dios y salvador nuestro”

También en 1984, San Juan Pablo II dice al mundo entero, a través de toda la oración de consagración “Recurrimos a tu protección, Santa Madre de Dios”

María por ser Madre de Dios transciende en dignidad a todas las criaturas, hombres y ángeles, ya que la dignidad de la criatura está en su cercanía con Dios. Y María es la más cercana a la Trinidad. Madre del Hijo, Hija del Padre y Esposa del Espíritu.

“El Conocimiento de la verdadera doctrina católica sobre María, será siempre la llave exacta de la comprensión del misterio de Cristo y de la Iglesia”

Saludamos a la Virgen con la Antífona de entrada de la Misa: “Salve, Madre santa, Virgen, Madre del Rey”

Santa María es la madre, llena de gracia y de virtudes, concebida sin pecado, que es Madre de Dios y Madre nuestra, y está en los cielos en cuerpo y alma.

Después de Cristo, Ella ocupa el lugar más alto y el más cercano a nosotros, en razón de su maternidad divina.

Decía San Juan de la Cruz:”Y la Madre de Dios es mía, porque Cristo es mío”

Benedicto XVI decía en el año 2008: “El título de Madre de Dios, tan profundamente vinculado a las festividades navideñas, es, por consiguiente, el apelativo fundamental con que la comunidad de los creyentes honra, podríamos decir, desde siempre a la Virgen santísima. Expresa muy bien la misión de María en la historia de la salvación. Todos los demás títulos atribuidos a la Virgen se fundamentan en su vocación de Madre del Redentor, la criatura humana elegida por Dios para realizar el plan de la salvación, centrado en el gran misterio de la encarnación del Verbo divino.

Y todos sabemos que estos privilegios no fueron concedidos a María para alejarla de nosotros, sino, al contrario, para que estuviera más cerca. En efecto, al estar totalmente con Dios, esta Mujer se encuentra muy cerca de nosotros y nos ayuda como madre y como hermana. También el puesto único e irrepetible que María ocupa en la comunidad de los creyentes deriva de esta vocación suya fundamental a ser la Madre del Redentor. Precisamente en cuanto tal, María es también la Madre del Cuerpo místico de Cristo, que es la Iglesia. Así pues, justamente, durante el concilio Vaticano II, el 21 de noviembre de 1964, Pablo VI atribuyó solemnemente a María el título de “Madre de la Iglesia”.

Precisamente por ser Madre de la Iglesia, la Virgen es también Madre de cada uno de nosotros, que somos miembros del Cuerpo místico de Cristo. Desde la cruz Jesús encomendó a su Madre a cada uno de sus discípulos y, al mismo tiempo, encomendó a cada uno de sus discípulos al amor de su Madre. El evangelista san Juan concluye el breve y sugestivo relato con las palabras: “Y desde aquella hora el discípulo la acogió en su casa” (Jn 19, 27). Así es la traducción española del texto griego: εiς tά íδια; la acogió en su propia realidad, en su propio ser. Así forma parte de su vida y las dos vidas se compenetran. Este aceptarla en la propia vida (εiς tά íδια) es el testamento del Señor. Por tanto, en el momento supremo del cumplimiento de la misión mesiánica, Jesús deja a cada uno de sus discípulos, como herencia preciosa, a su misma Madre, la Virgen María.

Y qué hermoso repetir lo que decía San Estanislao: “La Madre de Dios es también madre mía”. Quien nos dio a su Madre santísima como madre nuestra, en la cruz al decir al discípulo que nos representaba a nosotros: “He ahí a tu madre”, ¿será capaz de negarnos algún favor si se lo pedimos en nombre de la Madre Santísima?

Pidamos a María, a la doncella de Nazareth, a la llena de gracia, al asumir en su vientre al Niño Jesús, Segunda Persona de la Trinidad, y que por ello se convierte en la Madre de Dios, dando todo de sí para su Hijo y Dios nuestro, nos facilite y sea la guía segura que nos introduzca en la vida del Señor Jesús, pues vemos y creemos que todo en ella apunta a su Hijo. Es por ello  que María es modelo para todo cristiano que busca día a día alcanzar su santificación.

Que MARIA, la mismísima MADRE DE DIOS, nos lleve por este nuevo año que hoy comienza por los caminos de su mismísimo HIJO.

21528_10207523886528913_2185541376397182268_n

Sagrada Familia