Histórico de artículos
abril 2012
L M X J V S D
« Mar   May »
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30  

Archivo del 24 de abril de 2012

X tantos: Programa para el Sostenimiento Económico de la Iglesia

Hace un par de años, deje el comentario que entonces puse en nuestro foro de logronopasion.com y que a continuación vuelvo a recordar.

por tantos

Días atrás, viendo (haciendo zapping) un reportaje en la cadena de TV “CUATRO” sobre las casillas para la asignación tributaria de ayuda a la Iglesia Católica y otras ONG,s, escuché unas declaraciones de un “impresentable” sobre éste tema, que todavía hoy le sigo dando vueltas.

Me imagino que “todo el mundo” sabe cómo funciona ésta cuestión en las declaraciones del IRPF, pero lo recordaré. Hay en los impresos de la declaración, tres casillas para que cada cual, tache la que crea más conveniente con sus convicciones. La primera es para anular todo tipo de asignación tributaria. Quiere decir, que tachando ésta casilla queda entendido por el Estado que el responsable y titular de la declaración, no desea destinar de sus impuestos ninguna cantidad a estos menesteres y por lo tanto las otras dos casillas quedan ya sin efecto.

Marcando una de las otras dos casillas ó las dos, confirman todo lo contrario. Con ellas tachadas, el Estado entiende que asignamos a las entidades indicadas, el 0,7 % de nuestros impuestos a cada una de las dos opciones.

Ahora bien, desde el comienzo de estas casillas en el IRPF, se han mantenido tres claras posturas que conviene resaltar para entender el sentido de éste hilo y la patente mala idea de las personas que siendo conscientes de ello, “tapan” una de las posturas y ensalzan las otras dos.

La primera opción es la adoptada por la Iglesia Católica, tanto desde sus campañas publicitarias como desde las distintas manifestaciones de sus principales responsables (incluso desde los púlpitos en las homilías) han mantenido, animado y explicado siempre, que todos tachemos las dos casillas disponibles. “A LA IGLESIA CATOLICA” y la de “A FINES SOCIALES” y de esta manera se destinan un 0,7% a la Iglesia y otro 0,7% a otros fines sociales. Ni se resta de uno a otro, ni se divide entre las dos opciones, como tampoco incrementa nuestro pago de impuestos. La única realidad es que de nuestros impuestos, marcando las dos opciones, ordenamos al Estado que se ingrese en las cuentas de la iglesia el 0,7% de los mismos y que de igual forma ingrese en las cuentas de las otras ONG,s OTRO 0,7%.

La segunda opción es centrarse en su propia campaña publicitaria, de información y hacer todas las manifestaciones necesarias para hacer llegar “SU” mensaje y solicitar para sus formaciones, organizaciones y entidades esas cantidades indicadas. Es decir (pongo el ejemplo) la ONG,s MEDICOS SIN FRONTERAS, solicita que se tache la casilla “A FINES SOCIALES” y de la totalidad recaudada para ese fin, ellos recibirán su parte correspondiente. Pero la diferencia puede venir según el talante de cada entidad, pues hay algunos que dándose cuenta de la realidad, han optado por AÑADIR a sus mensajes de petición, que también pueden marcar las OTRA casilla y con ello no dividen el pago de ese 0,7% sino todo lo contrario, entendiendo con ello, que de esta forma, llegará más y de mejor forma la ayuda para todos. No es así en parte de estas entidades, que “tapan” e inciden en señalar solo la casilla de “A FINES SOCIALES” negándole a la Iglesia Católica la posibilidad de que también a ella, le llegue ese dinero aun sabiendo que a ellos, no les afectará para nada en la cantidad a recibir. Todo lo contrario, pues esa parte del dinero, se quedan en las arcas del estado para otros gastos que sin duda no revertirán en beneficio social.

Y la tercera opción es la adoptada por el “cretino” e impresentable personaje, que hacía esas manifestaciones en el programa citado. Solicitan para sus formaciones y entidades dicha asignación, cosa hasta aquí entendible según lo explicado en la segunda opción, pero lo que no es de recibo, que para justificar la necesidad de su interesada opción por esa parte de la asignación, difame, tergiverse y mienta sobre la gran labor y muchas veces única, labor humanitaria que solamente la Iglesia Católica desarrolla en muchos temas y campos. Desde los comedores sociales, Caritas, Unicef, Manos Unidas, Misiones y un largo etc., terminando por la labor parroquial en estos temas sociales. No hace falta marcharnos muy lejos para encontrar a los “necesitados” ¿Donde están las ayudas a los más necesitados por parte de PAPA ESTADO? ¿Los sindicatos y sus ayudas sociales? ¿Alguna que otra ONG,s? Donde no han estado, ni están, ni estarán éstas entidades, allí ha estado, está y estará la IGLESIA CATOLICA.

Este era mi comentario de entonces, pero con el paso de estos dos años, no solo se recrudece la situación de la sociedad sino que por el contrario, la gente se está volcando cada día más en la opción de la Iglesia Católica por entender que gracias a ella, mucha gente, mucha, está recibiendo la poca ayuda que se ofrece y que si hubiera más gente que apoyara y contribuyera, así como otras asociaciones incluso políticas, algunas de ellas responsables directos de la actual situación, se verían incrementadas las cantidades tanto de ayudas como de montante económico. No creo que a estas alturas de la película, alguien necesitara de éstas aclaraciones para decidirse por asignar a la IGLESIA CATOLICA estos dineros. Si fuera así, es que estaba ciego y espero haber contribuido con estas líneas en arrojar luz y terminar con esas cegueras.

Solamente queda recordar de nuevo, pues estamos ahora en plena campaña del IRPF, que se pueden y deben tacharse las dos casillas, mandando los dineros, nuestros dineros, a la Iglesia Católica y al resto de buenas gentes que alineadas con otras excelentes organizaciones se dedican en hacer el bien en obras sociales y humanitarias, en definitiva en el AMOR AL PRÓJIMO.

D. Alberto Díez PereiraReferente a nuestra Diócesis, D. Alberto Díez Pereira, nuestro ecónomo diocesano, ya decía también en anteriores ediciones que “la crisis económica que afecta decisivamente a tantas familias y sectores productivos de España, se han hecho notar en las aportaciones a la Iglesia. La recaudación general en España ha disminuido en cantidad de dinero, pero los apoyos de los declarantes hacia la Iglesia han aumentado. Aunque el porcentaje sube la aportación es menor al ser también menor las cantidades de las declaraciones. A pesar de todo es un dato muy positivo si se tiene en cuenta que, en el contexto general de crisis económica, las previsiones que se tenían en relación con la recaudación del IRPF y su impacto en la cuota íntegra del impuesto que se utiliza como base para la asignación, eran pesimistas.”

“Por ello, podemos afirmar a la luz de estos datos que la Iglesia Católica, está bien valorada por la sociedad. El nuevo e importante aumento de personas que han decidido asignar a favor de la Iglesia muestra que la percepción real que la sociedad tiene de la Iglesia es positiva y continúa animando a todos al gesto de asignar su 0,7% para financiar su tarea. Y especialmente a quienes lo hagan por primera vez, y recuerda que las otras formas de colaboración al sostenimiento de la Iglesia, como son las colectas, las suscripciones, etc., continuarán siendo absolutamente indispensables. “Hay que hacer notar que la labor religiosa y espiritual de la Iglesia, ya de por sí de gran significado social, lleva además consigo otras funciones sociales. La educación, la atención multiforme a los niños, los ancianos, los discapacitados; la acogida de los inmigrantes, el socorro personal e inmediato a quienes la crisis económica ha puesto en dificultades; los misioneros en los lugares más pobres de la tierra.”