Histórico de artículos
Abril 2013
L M X J V S D
« Mar   May »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930  

Archivo de Abril de 2013

“Amaos los unos a los otros, como yo os he amado.”

Una serie de discusiones habían comenzado los adversarios con Jesús, siempre en el ámbito del Templo. En esta tercera polémica con sus ellos, pretendían desprestigiarlo por medio de preguntas difíciles. Es con esa intención que ahora un fariseo, después de haberlo deliberado en grupo, se acerca a Jesús a plantearle la pregunta sobre el mandamiento mayor de la Ley, con ánimo de ponerle a prueba: Maestro, ¿cuál es el mandamiento mayor de la Ley?

Jesús les dijo: “Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón, con toda tu alma y con toda tu mente. Este es el mayor y el primer mandamiento. El segundo es semejante a éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos penden toda la Ley y los Profetas’”.

Primero destaca el amor a Dios, es decir, amar a Dios con todas las fuerzas y facultades que tengamos; Con el corazón, donde radica la dimensión volitiva del hombre, su “querer”, sus “decisiones”, etc. Con el alma, siendo ésta la fuerza vital. Y con la mente, por ser la dimensión intelectiva, nuestra capacidad de interpretar y representar nuestro mundo.

Con todo ello se quiere decir que debemos emplear todas nuestras fuerzas, sin excepción, en el amor de Dios. La entrega a Él y por Él debe ser total, por eso a cada enunciado hay que añadirle un “todo/a”. Con todo el corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente.

Jesús después, agrega el segundo mandamiento y dice de él, que es semejante al primero; “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. En otras palabras, el amor que tenemos por nosotros mismos es el parámetro del amor que debemos tener por nuestros hermanos. ¿Y cómo entender el amor por nosotros mismos? Pues en la aceptación de nosotros mismos con todo lo que somos, lo que tenemos, lo que constituye nuestra personalidad, nuestras potencialidades y nuestras limitaciones. Cuando nos aceptamos a nosotros mismos le decimos “sí” al amor de Dios que nos ha creado, a ese amor que toma forma en nuestra persona.

El mandato dice que el amor al prójimo debe ser de la misma naturaleza del amor por nosotros mismos. Esto es, aceptamos al prójimo en su singularidad, lo reconocemos en su existencia como un “otro” amado y creado por Dios. En esta igualdad se reconoce también la singularidad del otro. Por eso el amor al prójimo es también un reconocimiento a la voluntad creadora de Dios y la relación con él un motivo de alabanza a Dios.

En el evangelio de este domingo, San Juan nos dice como Jesús, en la Última Cena, nos deja a través de los Apóstoles un nuevo mandamiento.

Cenáculo

“Cuando salió Judas del cenáculo, dijo Jesús:  «Ahora es glorificado el Hijo del hombre, y Dios es glorificado en él. Sí Dios es glorificado en él, también Dios lo glorificará en si mismo: pronto lo glorificará.

Hijos míos, me queda poco de estar con vosotros.

Os doy un mandamiento nuevo: que os améis unos a otros; como yo os he amado, amaos también entre vosotros. La señal por la que conocerán todos que sois discípulos míos será que os amáis unos a otros.»

Jesús pues, pone de manifiesto y da a sus discípulos este nuevo mandamiento. ¿Pero acaso este mandamiento no se encontraba ya en la ley antigua, en la que estaba escrito: Amarás a tu prójimo como a ti mismo? ¿Por qué lo llama entonces nuevo el Señor, si está tan claro que era antiguo? ¿No será que es nuevo porque nos viste del hombre nuevo después de despojarnos del antiguo? Porque no es cualquier amor el que renueva al que oye, o mejor al que obedece, sino aquel a cuyo propósito añadió el Señor, para distinguirlo del amor puramente carnal: como yo os he amado.

Éste es el amor que nos renueva, y nos hace ser hombres nuevos, herederos del nuevo Testamento, intérpretes de un cántico nuevo. Este amor, renovó ya a los antiguos justos, a los patriarcas y a los profetas, y luego a los bienaventurados apóstoles; ahora renueva a los gentiles, y hace de todo el género humano, extendido por el universo entero, un único pueblo nuevo, el cuerpo de la nueva esposa del Hijo de Dios, de la que se dice en el Cantar de los Cantares: ¿Quién es ésa que sube del desierto vestida de blanco? Sí, vestida de blanco, porque ha sido renovada; ¿y qué es lo que la ha renovado sin el mandamiento nuevo?

Porque en la Iglesia, los miembros se preocupan unos por otros; y si padece uno de ellos, se compadecen todos los demás, y si uno de ellos se ve glorificado, todos los otros se congratulan. La Iglesia, en verdad, escucha y guarda estas palabras: Os doy un mandato nuevo: que os améis mutuamente. No como se aman quienes viven en la corrupción de la carne, ni como se aman los hombres simplemente porque son hombres; sino como se quieren todos los que se tienen por dioses e hijos del Altísimo, y llegan a ser hermanos de su único Hijo, amándose unos a otros con aquel mismo amor con que él los amó, para conducirlos a todos a aquel fin que les satisfaga, donde su anhelo de bienes encuentre su saciedad. Porque no quedará ningún anhelo por saciar cuando Dios lo sea todo en todos.

Este amor nos lo otorga el mismo que dijo: como yo os he amado, amaos también entre vosotros. Pues para esto nos amó precisamente, para que nos amemos los unos a los otros; y con su amor hizo posible que nos ligáramos estrechamente, y como miembros unidos por tan dulce vínculo, formemos el cuerpo de tan espléndida cabeza.

III Jornada de formación para responsables de cofradías Diócesis de Calahorra y La Calzada – Logroño: con ocasión del año de la fe.

 Secretariado

Estimados Hermanos Mayores y cofrades:

Tal y como señala el calendario para este curso, el próximo sábado 27 de abril de 2013, estaba programa la Jornada de Formación con motivo del Año de la Fe, organizada por el Secretariado Diocesano de Hermandades y Cofradías. Sin embargo, se ha trasladado de fecha por varios motivos, entre ellos la celebración ese mismo día de una sesión extraordinaria del Consejo Diocesano de Pastoral. Así, tengo la alegría de invitaros a la

III JORNADA DE FORMACIÓN PARA RESPONSABLES DE COFRADÍAS DIÓCESIS DE CALAHORRA Y LA CALZADA – LOGROÑO: CON OCASIÓN DEL AÑO DE LA FE.

Que tendrá lugar el Sábado 11 de mayo de 2013, en las Oficinas Diocesanas de Logroño de acuerdo con el siguiente programa:

  • 10:15 hs.: Oración inicial
  • 10:30 hs.: I conferencia: “Creo, creemos”, por D. Abilio Martínez Varea, Vicario de Pastoral y profesor del Instituto de Ciencias Religiosas.
  • 11:15 hs: II conferencia: “El credo de la Iglesia”, por Dª Ana Rosa Ruiz-Bazán, Delegada Episcopal de Enseñanza de la Diócesis.
  • 12:00 hs.: Café
  • 12:30 hs.: III conferencia: “Retos paras las cofradías a partir del Año de la Fe”, por D. Fermín Labarga, Director del Secretariado de HH. y Cofradías.
  • 13:15 hs.: Entrega de diplomas

A esta Jornada de Formación están invitados todos los responsables de las hermandades y cofradías de la Diócesis, es decir, los miembros de las juntas de gobierno. Cada asistente deberá matricularse y se le expedirá el correspondiente certificado de asistencia, que luego se tendrá en cuenta a la hora de presentarse para formar parte de las juntas de gobierno. En concepto de matrícula se ha de abonar la cantidad de cinco (cinco) euros por persona, que habrán de abonarse el mismo día de la celebración de la jornada.

Es necesario inscribirse, por teléfono (941-270-008) o por e-mail informacion@iglesiaenlarioja.org , comunicando los nombres de los asistentes, de forma que el día 11 de mayo estén hechos los certificados y puedan entregarse al finalizar la jornada. La fecha límite de inscripción y comunicación de los nombres es el miércoles 8 de mayo.

Como estimación de asistencia se calcula que, al menos, vendrán cuatro o cinco miembros de cada junta de gobierno. Ni que decir tiene que esta formación específica puede incluirse entre las obligaciones de la junta de gobierno y que, por lo tanto, el importe de la inscripción podrá con toda lógica cargarse a los gastos generales de la cofradía.

Sin otro particular, recibir un cordial saludo.

Fermín Labarga García
Director del Secretariado de Hermandades y Cofradías.
Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño

20120927213151-00020636-constrain-160x200

Peregrinaje de la Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja

VirgenValvanera

Si bien la imagen de la Virgen de Valvanera está presente en el paseo del Espolón de la ciudad de Logroño todos los 21 de septiembre, en los que se celebran las Fiestas de la Vendimia y por ello, el pisado de la uva y el ofrecimiento del primer mosto, tenemos que echar nuestro calendario 61 años atrás para encontrar la fecha en la de que imagen de la Virgen de Valvanera abandona su monasterio para convertirse en peregrina de las diferentes localidades riojanas.

Son seis décadas las que han transcurrido desde que la imagen de la Virgen de Valvanera, patrona de La Rioja y Los Cameros, iniciará su última peregrinación por los rincones de la diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño. Si en esta ocasión el motivo de la gira se centra en el Año de la Fe y en la conmemoración del Concilio Vaticano II (1962-1965), la celebrada en 1952 no fue sino el preámbulo de la coronación canónica de la imagen, que tuvo lugar en el Espolón logroñés el 15 de octubre de 1954.

Siendo obispo en la Ciudad deprocesion-valvanera-640x640x80 los Mártires D. Fidel García Martínez, la peregrinación arrancó el 20 de abril de 1952, con la salida de la imagen del monasterio de Valvanera y primera etapa con meta en Brieva de Cameros, y culminó el 18 de octubre en la capital.

Además de atravesar y bendecir a los fieles con su presencia en todas las comarcas de la entonces provincia de Logroño, la talla de la Virgen de Valvanera igualmente traspasó las fronteras regionales para desplazarse a localidades próximas como Viana (Navarra), Miranda de Ebro (Burgos) o Yanguas (Soria).

Tras la multitudinaria peregrinación, todo estaba preparado para la entronización de la patrona, acto oficial que debía tener a Logroño como marco natural y al Jefe del Estado de aquellos años, General D. Francisco Franco Bahamonde, como invitado de honor. Pero no estaba el general Franco por la labor de coincidir con el prelado de nuestra diócesis, muy crítico con la dictadura y sus anteriores relaciones con Hitler y Mussolini, por lo que hubo que esperar a 1954 para que D. Fidel renunciara harto ya, de la conspiración que aquel régimen llevaba años urdiendo contra su persona.

Obispos

Hubo que esperar pues dos años más, al 15 de octubre de 1954, para que la Virgen fuera por fin coronada canónicamente. Con D. Fidel García Martínez autoexiliado en Oña (Burgos), su sucesor en la Diócesis, Abilio del Campo y de la Bárcena, ejerció el papel de anfitrión. El acto principal se celebró en la Concha del Espolón. Antes, tuvo lugar una solemne procesión para trasladar la imagen desde la todavía entonces Colegiata de Santa María de La Redonda (fue declarada Con-Catedral en 1959) hasta el paseo de El Espolón, donde se congregó numeroso público y donde esperaban el jefe del Estado, Francisco Franco, y su esposa, Carmen Polo.

Virgen de Valvanera

La imagen que se conserva en el monasterio benedictino corresponde a un románico primitivo, finales del siglo XI o inicios del XII, posiblemente a semejanza de una talla asturiana, pues los ropajes de la Virgen y el Niño son fiel reflejo de la moda que engalanaba a los miembros de la monarquía norteña, pero tampoco se sabe con seguridad. La imagen de la Virgen de Valvanera, se encuentra a 60 kilómetros de Logroño, en el monasterio que lleva su nombre.

La construcción del primer cenobio del monasterio, del que se encargan monjes benedictinos, se sitúa en el siglo IX, y está relacionado con el hallazgo de la imagen de Santa María en un roble que se atribuye a Nuño Oñez, un ladrón arrepentido al que se le apareció un ángel.

Incalculables son las visitas tanto de grupos escolares, parroquiales, familiares e individuales, que años tras año, visitan al monasterios para ponerse a los pies de Santa María de Valvanera.

excursion a Valvanera-640x640x80

Desde que ha empezado esta nueva peregrinación, iniciada en un largo recorrido desde la localidad de San Asensio, en concreto en el monasterio de La Estrella, regentado por los hermanos de La Salle, continuará por 149 poblaciones de las 174 que integran la comunidad autónoma de La Rioja. Concluirá el día 26 de octubre en la iglesia de Valvanera de Logroño.

Desde 1949 hasta la actualidad y aparte del esfuerzo silencioso, discreto y continuado de la comunidad benedictina, su tradicional guardiana, de muy difícil evaluación pero decisivo por todo orden de consideraciones y la eficacia de sus oraciones y mediación evidente y poderosa de la propia VIRGEN MARÍA bajo esta antiquísima advocación, debe destacarse la colaboración en tales tareas tanto del Patronato Pro-Valvanera como del Ilustre Capítulo de Caballeros de Santa María de Valvanera, aparte, claro está, de la contribución importantísima de los numerosos devotos, romerías y peregrinajes tradicionales de toda la COMUNIDAD AUTÓNOMA.

CaballerosValvanera

 

GUÍA PARA SEGUIR A LA VIRGEN DE VALVANERA

Las fechas de la visita de La Virgen de Valvanera por los diferentes arciprestazgos de las Diócesis de Calahorra, La Calzada y Logroño en las que se han programado diferentes celebraciones, con la presencia de la patrona de La Rioja son:

El 23 de marzo comenzó la visita a todas las parroquias de la zona del Tirón, con celebración arciprestal el 23 en la basílica de la Virgen de la Vega. Continuó a la zona del Alhama y sus parroquias, del 1 al 14 de abril con la celebración arciprestal la última jornada, en la basílica de la Virgen del Monte de Cervera del Río Alhama.

Desde el 15 de abril al 26 de mayo, pasará por el arciprestazgo del Iregua, con celebración arciprestal la última fecha antes indicada en el santuario de Lomos de Orio. El domingo 21 de Abril, llega a Albelda de Iregua sobre las 18.30 de la tarde.

El 31 de Mayo, Calahorra recibirá a la Virgen Peregrina y se trasladará en procesión sobre las 20.00 desde la parroquia de los Santos Mártires hasta la Catedral de Santa María. La celebración arciprestal se realizará en conjunto con el arciprestazgo de Ebro-Cidacos, en Alfaro.

Desde allí y hasta el 16 de junio, la imagen de la Virgen de Valvanera pasará por el arciprestazgo de Ebro-Cidacos, con celebración especial el 8 de junio en  Alfaro.

Además, los pueblos del Najerilla peregrinarán en romería el 1 de mayo al monasterio de Valvanera, al igual que los del Leza, lo harán el 2 de junio, con la celebración arciprestal aprovechando la romería a la Virgen de la Estanquilla.

En Logroño, la imagen estará en las distintas parroquias del 1 al 26 de octubre, poniendo punto y final del peregrinaje por toda la Comunidad y sus diferentes arciprestazgos.

 

HIMNO A LA VIRGEN DE VALVANERA

CORO

Pues brilláis en Valvanera
como Sol de esta región,
miradnos, Madre amorosa,
con tierna predilección.
Miradnos, Madre amorosa,
con tierna predilección.

ESTROFAS

Virgencita adorada
de Valvanera;
Serranilla graciosa,
Bien de esta tierra.

Dios te salve, María
Madre de gracia
de La Rioja y Cameros
Reina adorada.

De nuestros padres fuiste
dulzura y vida;
hoy, de nuestra esperanza
prenda querida.

Vuelve, Madre, a nosotros
tus ojos bellos:
que su luz hará dulce
nuestro destierro.

Y en el Cielo por siempre
danos contigo
a Jesús, de tu vientre
fruto bendito.

partitura

JESÚS, EL BUEN PASTOR

San Juan hace referencia de Jesús como “el buen pastor”, en el capítulo 10 de su Evangelio.

En el versículo 11, en sus propias palabras, Jesús nos dice: “Yo soy el buen pastor; El buen pastor da su vida por las ovejas” y también en los versículos 14-15 “Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen, así como el Padre me conoce, y Yo conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.”

Jesús, es el buen pastor para nosotros sus creyentes, como los pastores lo son para sus rebaños. Un pastor cuida de su rebaño de día y de noche. Reúne a las ovejas en el redil, corral, cueva, o área destinada a ello, para protegerlas durante la noche. Como no suelen tener puerta, el pastor a menudo duerme o se sienta en la entrada, listo para defender a sus ovejas de cualquier peligro.

Jesús, el buen pastor
El pastor asalariado, puede huir en un momento de peligro, pues el rebaño no le pertenece, Ahí está la diferencia con el verdadero pastor, al igual que Jesús el rebaño le pertenece al pastor, que se queda y las defiende. Nos dice, cómo los ladrones y los lobos vienen para destruir a las ovejas. Pero el buen pastor está allí para salvarlas. Estos versículos del Evangelio de San Juan, nos dicen que aunque Satanás viene a robar, a matar, y a destruir al pueblo de Dios, Jesús está allí para protegernos, amarnos, y salvarnos de la destrucción, dándonos vida eterna. Jesús no vino para ser simplemente el cuidador contratado, sino para ser aquel (el único), que era y que está, completamente comprometido con nosotros, hasta con su propia muerte y resurrección. Jesús es el buen pastor que pone su vida física por nosotros, por ti y por mí.

Jesús, tiene verdadera preocupación y afecto hacia lo que le pertenece. En el citado capítulo 10 del Evangelio de San Juan, Jesús ilustra en él, cómo el pastor cuida de su rebaño, protegiéndolo del tiempo, los ladrones, y los animales de presa. Él las amaba y las protegía, y si era necesario, ponía su vida por ellas. Él nos protege, nos ama y ha dado su vida por nosotros.

Jesús, es ese protector amoroso y cuidador de SU REBAÑO. San Ezequiel predijo acerca del Mesías, quien, como un verdadero pastor, vendría para cuidar al pueblo de Dios. Era un mensaje amoroso del Cristo venidero, del buen pastor.

El propósito de Jesús, como el buen pastor, es darnos vida y protegernos de la destrucción. ¿Nos preguntamos por qué Jesús necesitaba dar su vida por nuestra protección y salvación? Porque todos hemos pecado. Y por nuestros pecados, desde el origen hemos perdido la vida eterna que Dios tiene para nosotros. No entraremos al cielo si no aceptamos a Jesús, el buen pastor. La sangre de Jesús fue derramada como pago por nuestros pecados. Pero Él fue resucitado. ¡Él vive hoy como nuestro pastor!

Entonces Jesús les habló de nuevo: “De cierto, de cierto os digo que yo soy la puerta de las ovejas. Yo soy la puerta. Si alguien entra por mí, será salvo; entrará, saldrá y hallará pastos.”

“Yo soy el buen pastor; el buen pastor pone su vida por las ovejas. Pero el asalariado, que no es el pastor, y a quien no le pertenecen las ovejas, ve que viene el lobo, abandona las ovejas y huye, y el lobo arrebata y esparce las ovejas. Huye porque es asalariado, y a él no le importan las ovejas.”

“Yo soy el buen pastor y conozco mis ovejas, y las mías me conocen. Como el Padre me conoce, yo también conozco al Padre; y pongo mi vida por las ovejas.”

“También tengo otras ovejas que no son de este redil. A ellas también me es necesario traer, y oirán mi voz. Así habrá un solo rebaño y un solo pastor.”

“Todos los que vinieron antes de mí eran ladrones y asaltantes, pero las ovejas no les oyeron. El ladrón no viene sino para robar, matar y destruir. Yo he venido para que tengan vida, y para que la tengan en abundancia. Por esto me ama el Padre, porque yo pongo mi vida, para volverla a tomar. Nadie me la quita, sino que yo la pongo de mí mismo. Tengo poder para ponerla, y tengo poder para volverla a tomar. Este mandamiento recibí de mi Padre.”

Jesús, de nuevo con nosotros

Solamente después de que el Señor les hubo mandado salir de nuevo a pescar, el discípulo tan amado lo reconoció: “Y aquel discípulo que Jesús tanto quería le dice a Pedro: Es el Señor“. Es, por decirlo así, un reconocer desde dentro que, sin embargo, queda siempre envuelto en el misterio.

En efecto, después de la pesca, cuando Jesús los invita a comer, seguía habiendo una cierta sensación de algo extraño. “Ninguno de los discípulos se atrevía a preguntarle quién era, porque sabían bien que era el Señor”. Lo sabían desde dentro, pero no por el aspecto de lo que veían y presenciaban. El modo de aparecer corresponde a esta dialéctica del reconocer y no reconocer.

Jesús llega a través de las puertas cerradas, y de improviso se presenta en medio de ellos. Y, del mismo modo, desaparece de repente, como al final del encuentro en Emaús. Él es plenamente corpóreo. Y, sin embargo, no está sujeto a las leyes de la corporeidad, a las leyes del espacio y del tiempo. En esta sorprendente dialéctica entre identidad y alteridad, entre verdadera corporeidad y libertad de las ataduras del cuerpo, se manifiesta la esencia peculiar, misteriosa, de la nueva existencia del Resucitado.

En efecto, ambas cosas son verdad: Él es el mismo -un hombre de carne y hueso- y es también es Nuevo, el que ha entrado en un género de existencia distinto.

 (Joseph Ratzinger, Benedicto XVI, Jesús de Nazaret, segunda parte, p. 102)..

jesus-disipulos

Los apóstoles habían regresado a Galilea como Jesús se lo había pedido. Esta vez es en casa, en Galilea, donde se ha desarrollado la mayor parte de su vida y los apóstoles vuelven a su vida normal.

Vuelven al lago, a pescar, como nosotros volvemos a nuestras cosas, a nuestro trabajo, a nuestra casa. Pero cuando se ha conocido a Jesús no se puede dejar de vivir con Él, pues sin Él hay un vacío un no acertar.

Pero El está con nosotros: lo vemos cuando nos dejamos tocar por su amor, quizás no todos lo veamos, pero el que lo ve, lo comunica a los demás y los demás si creen y aman también lo verán.

Los apóstoles estaban juntos, unidos no solo físicamente sino también por lo compartido con Jesús.

Jesús ya tiene las brasas hechas, tiene pan, y tiene el pescado preparado. Él, es la resurrección y la vida. Él, les invita a comer con Él, les parte el pan, símbolo de eucaristía, alimento espiritual, y los peces, alimento físico, como la otra vez.

Esa comida tuvo que ser muy especial, llena de intimidad, de amor, de calor y alegría.

Jesús se hace buscar, se hace desear, no solo en la oración si no en tu hacer diario.

Le deseas? Le buscas? Le amas? Te sientas a comer con Él?

A Jesús se le ve muy bien después de una noche porque es luz, después de un fracaso porque es resurrección, después de una pena, porque es alegría, lo reconoces en la palabra, en un gesto, en un cariño. Si abres bien los ojos (no los ojos físicos) lo puedes ver en cada unos de nuestros hermanos, cada vez que damos amor a nuestros semejantes, a nosotros mismos. Él está en cada uno de nosotros, en cada uno de ellos. Como dijo “el que lo hiciera a uno de sus hermanos, a mí me lo hiciere”

La pregunta de Jesús: ”Pedro me amas?” es la pregunta clave que nos hará a nosotros en nuestro atardecer. Quizá responda un poco a las tres negaciones de Pedro y a la tercera Pedro se rinde y dice Tú Señor lo sabes todo Jesús te quiero y soy débil. Pero a Jesús lo único que le importa es que le quiere, y eso es lo más importante para poder trabajar para Jesús y su reino.

No le hace falta un test de inteligencia, ni le pide títulos ni experiencia, solo amor. Estamos advertidos: no nos preguntará por sacrificios oraciones o celebraciones si no por la misericordia y el amor que hayamos tenido, sabiendo que el amor a Dios y al prójimo se unen y que Cristo está presente en el pequeño, en el pobre, en el necesitado.

No esperes al atardecer de tu vida, examínate cada atardecer. No te preguntes solo si has tenido éxito, pregúntate si has amado, si lo has hecho con amor.

Impulsado por su amor a Jesús, Pedro ha sido el primero en seguirle y terminada la comida, el Señor lo examina precisamente sobre el amor. Debió serle muy penoso ser interrogado tres veces sobre un punto tan delicado, pero de este modo Jesús lo inducía delicada y veladamente a reparar su triple negación y le daba a comprender que el hombre no debe sentirse seguro de su amor sino más bien poner toda su seguridad en Dios.

Pedro lo intuye y a la tercera pregunta “se entristece”, pero lleno de humildad y de absoluto abandono de sí mismo, le responde: “Señor, tú conoces todo, tú sabes que te amo”, y entonces el mismo Pedro es constituido Cabeza de la Iglesia. Y para que sepa que no se trata de un honor sino de un servicio semejante al que Jesús ha hecho a los hombres inmolándose por su salvación, Jesús le dice: “Cuando eras joven, tú te ceñías e ibas a donde querías; cuando envejezcas, extenderás tus manos y otro te ceñirá y te llevará a donde no quieras”

Desde ese momento, Jesús hace entrega del primado a Pedro