Histórico de artículos
Agosto 2013
L M X J V S D
« Jul   Sep »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivo de Agosto de 2013

Festividad de la Coronación como reina de la Virgen María

El Próximo día 22 de agosto, la Iglesia celebra la festividad de la Coronación como reina de María, Madre de Dios y Madre nuestra.

Virgen Reina

En la carretera de Soria (N-III) aproximadamente en el km. 10, termino municipal de Albelda de Iregua y perteneciente igualmente a su parroquia, está ubicada una capilla dedicada a ésta advocación de VIRGEN REINA.

Desde hace ya algunos años, llegada estas fechas se dedica en esta capilla, un triduo con eucaristía, ofrenda de flores y procesión con la imagen de la Virgen Reina por las calles adyacentes a la capilla. Después, todos los asistentes a dichos actos, tenemos un pequeño ágape de hermanamiento.

Los días de las celebraciones son: Día 22, a las 20.30 horas, 1º día del Triduo y festividad de la Coronación con eucaristía propia de dicha festividad. Día 23, a las 20.30 horas, 2º día del Triduo y eucaristía. Día 23, a las 20.30 horas, 3º Día del triduo, procesión por lo alrededores, eucaristía y ofrenda de flores, lunch de hermandad y fin de los actos.

Estamos todos invitados a cada uno de los actos programados.

Pdf con los actos de esta festividad. FESTIVIDAD DE LA VIRGEN REINA

 

SAN EZEQUIEL MORENO DÍAZ

Hoy, la Iglesia celebra entre otros muchos santos, la festividad de San Ezequiel Moreno Díaz, santo Riojano cuyo resumen de su vida, traemos hoy a nuestro santoral del foro (http://www.logronopasion.com/foro) y a nuestro blog y facebook.

san-ezequiel

Nace en Alfaro, hoy Comunidad Autónoma de La Rioja (España), el 9 de abril de 1848.

Siguiendo el ejemplo de su hermano Eustaquio, el 21 de septiembre de 1864 vistió el hábito en el convento de los agustinos recoletos de Monteagudo (Navarra) y tomó el nombre de fray Ezequiel de la Virgen del Rosario.

En 1869, después de sus estudios de teología, fue enviado a las islas Filipinas, tierras de sus sueños, con 17 hermanos. Llegó a Manila el 10 de febrero de 1870. Recibió la ordenación sacerdotal el 3 de junio de 1871 y fue destinado enseguida a la isla de Mindoro, con su hermano Eustaquio. Como capellán demostró su celo apostólico en la colonia militar y sus anhelos misioneros en la búsqueda de pueblos que no conocían a Dios. Las fiebres le obligaron a volver a Manila. Poco después fue nombrado párroco de Calapan y vicario provincial de los agustinos recoletos de la isla de Mindoro; de 1876 a 1880 ocupó los cargos de párroco de Las Piñas y de Santo Tomás en Batangas y de 1880 a 1885 ejerció los oficios de predicador del convento de Manila, párroco de Santa Cruz y administrador de la casa hacienda de Imus.

El capítulo provincial de 1885 nombró a fray Ezequiel prior del convento de Monteagudo, donde se modelaban les conciencias de los futuros misioneros. Terminado su mandato de superior de ese convento, se ofreció como voluntario para restaurar la orden en Colombia. Nombrado jefe de una expedición, partió de España a finales de 1888 con otros seis religiosos voluntarios, llegando a Bogotá el 2 de enero de 1889. Su primer objetivo fue restablecer la observancia religiosa en las comunidades.

En 1893 fray Ezequiel fue nombrado obispo titular de Pinara y vicario apostólico de Casanare; recibió la ordenación episcopal en mayo de 1894. Habría preferido acabar sus días en medio de sufrimientos y privaciones—como manifiesta en una de sus cartas—, pero Dios lo había destinado a una misión más ardua y delicada. En 1895 fue nombrado obispo de Pasto. Cuando se le comunicó la noticia, le vino a la mente una pregunta angustiante: “¿Me habré hecho indigno de sufrir por Dios, mi Señor?”. En su nueva misión le esperaban situaciones mucho más difíciles y amargas: humillaciones, burlas, calumnias, persecuciones e incluso el abandono de parte de sus superiores inmediatos.

En 1905 se vio afectado por una grave enfermedad—cáncer en la nariz—, que le hizo saborear hasta la última gota el cáliz del dolor. Los médicos le animaron a volver a Europa para operarle, pero él se negaba a abandonar su grey. Aconsejado por los fieles y los sacerdotes, en diciembre de aquel mismo año regresó a España para someterse a varias operaciones. Con el fin de conformarse más con Cristo, rechazó la anestesia. Soportó las dolorosas operaciones sin un lamento y con una fortaleza tan heroica que conmovió al quirurgo y a sus asistentes.

Sabiendo que estaba herido de muerte, quiso pasar los últimos días de su vida en el convento de Monteagudo, junto a la Virgen. El 19 de agosto de 1906, después de de haber padecido acérrimos dolores, con los ojos clavados en el crucifijo, entregó su alma al Señor.

Fue beatificado por Pablo VI el 1 de noviembre de 1975 y canonizado por Juan Pablo II en la ciudad de Santo Domingo el 11 de octubre de 1992, presentándolo al mundo como ejemplo de pastor y de misionero en el V Centenario de la evangelización de América.

Otros santos cuya festividad se conmemora hoy día 18 de agosto son: Agapito, Serapión, Hermas, Polieno, Filancia, Taciana, Eliana, Marciana, Flora, Laura, Máximo, Marón, Franco, León, Juliana, mártires; Juan y Crispo, presbíteros y mártires; Alipio, Inán, confesores; Eonio, Fermín, Rústico, obispos; Jorge, patriarca; Elena, madre del emperador Constantino; Ezequiel Moreno, agustino recoleto; Nicolás Factor, Manés de Guzmán, presbíteros, beatos.

Festividad de San Lorenzo

San LorenzoSu nombre significa: “coronado de laurel”.

Los padres de Lorenzo se llamaban Orencio y Paciencia, ambos inscritos en el martirologio romano. Estaban dedicados a la agricultura. Tenían dos casas: una situada en Huesca, en el lugar donde hoy se sitúa la Basílica, y otra en las afueras, donde se levantó la Ermita de Loreto.

La historia sitúa el nacimiento de Lorenzo en el siglo III en la ciudad de Huesca, en la Hispania Tarraconensis, aunque también podría ser originario de Valencia, donde sus padres habrían residido un corto espacio de tiempo, pudiendo nacer el santo en esa otra ciudad

El futuro Sixto II, todavía no había sido elegido Papa, en su viaje por España, se fijó en Lorenzo y deseó llevárselo a Roma con él, aceptando el ofrecimiento sin dudarlo.

Era el año 257. Al llegar a Roma se encontraron con la muerte reciente del papa Esteban. Es elegido Sixto como nuevo Papa y ordena a un jovencísimo Lorenzo como  diácono y arcediano, cuya misión era la de administrar los bienes económicos, y responsable de las obras de caridad, es decir encargado de administrar los bienes de la Iglesia y el cuidado de los pobres. Por esta labor, es considerado uno de los primeros archivistas y tesoreros de la Iglesia, y es el patrón de los bibliotecarios.

En la cueva romana de Hepociana, Lorenzo acudió a una reunión de cristianos presidida por el presbítero Justino. Allí halló a un condiscípulo y compatriota hispano, llamado Precelio, originario de Hippo (la moderna ciudad de Toledo), en Carpetania, a quién entregó varias reliquias, con el encargo de que las llevara a la familia de Lorenzo en Huesca. La leyenda dice que entre los tesoros de la Iglesia confiados a Lorenzo por el papa Sixto II para que las pusiera a salvo, se encontraba el Santo Grial, la copa usada por Jesús y los Apóstoles en la última Cena así como otras importantes reliquias que consiguió enviar a Huesca, junto a una carta y un inventario todo ello escondido y olvidado durante siglos.

Precelio llevó las reliquias a Huesca, donde familiares de Lorenzo las escondieron, perdiéndose la pista como hemos ya mencionado, aunque algunas tradiciones afirman que el santo cáliz fue depositado en la iglesia de San Pedro de la localidad, de donde sería puesto a salvo por el obispo Acilso cuando huyó en 711 ante el avance de los musulmanes, para esconderse en los Pirineos.

Lorenzo era uno de los siete diáconos de Roma, o sea uno de los siete hombres de confianza del Sumo Pontífice.

El emperador Valeriano publicó un decreto de persecución en el cual ordenaba que todo el que se declarara cristiano sería condenado a muerte.

El 6 de agosto, el Papa Sixto II estaba celebrando la santa Misa en un cementerio de Roma cuando fue asesinado junto con cuatro de sus diáconos por la policía del emperador. El emperador Valeriano proclamó un edicto de persecución el que prohibía el culto cristiano y las reuniones en los cementerios.

Muchos sacerdotes y obispos fueron condenados a muerte, mientras que los cristianos que pertenecían a la nobleza o al senado eran privados de sus bienes y enviados al exilio.

Víctimas de las persecuciones de Valeriano destacan los Papas Esteban I, degollado sobre la misma silla pontificia; y Sixto II decapitado mientras celebraba la santa Misa. Obispos como Cipriano, decapitado en el norte de África. Diaconos como Agapito, o incluso nuestro Santo de hoy, San Lorenzo.

Una leyenda citada por San Ambrosio de Milán dice que Lorenzo se encontró con Sixto poco antes de su martirio cuando ya había preparado el altar para la celebración y que le preguntó: ¿A dónde vas, querido padre, sin tu hijo? ¿A dónde te apresuras, santo padre, sin tu diácono? Padre mío, ¿te vas sin llevarte a tu diácono? ¿ Nunca antes montaste el altar de sacrificios sin tu sirviente, ¿y ahora deseas hacerlo sin mí?, a lo que el papa profetizó:”Hijo mío, dentro de pocos días, tan sólo tres, tú me seguirás.

Lorenzo se alegró mucho al saber que pronto iría a gozar de la gloria de Dios. Y viendo que el peligro llegaba, recogió todos los dineros y demás bienes que la Iglesia tenía en Roma y los repartió entre los pobres. Y vendió los cálices de oro, copones y candeleros valiosos, y el dinero lo dio a las gentes más necesitadas.

El alcalde de Roma, que era un pagano muy amigo de conseguir dinero fácil, llamó a Lorenzo y le dijo: “Me han dicho que los cristianos emplean cálices y patenas de oro en sus sacrificios, y que en sus celebraciones, tienen candeleros muy valiosos. Vete y recoge todos los tesoros de la Iglesia y me los traes, porque el emperador necesita dinero para costear una guerra que va a empezar”.

Lorenzo le pidió que le diera tres días de plazo para reunir todos los tesoros de la Iglesia, y en esos días fue invitando a todos los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba con sus limosnas. Y al tercer día los hizo formar en filas, y de esta forma, se presentó delante del alcalde diciéndole: “Ya tengo reunidos todos los tesoros de la iglesia. Te aseguro que son más valiosos que los que posee el emperador”.

El alcalde, muy contento pensando llenarse de oro y plata, se dispuso a contemplar el gran tesoro ofrecido por Lorenzo y al ver semejante colección de miseria y enfermedad se disgustó enormemente.

Pero Lorenzo le dijo: “¿por qué te disgustas? ¡Estos son los tesoros más apreciados de la iglesia de Cristo!”

El alcalde lleno de rabia y sintiéndose burlado, diciéndole “Osas burlarte de Roma y del Emperador” , lo mandó matar.  No quiso quitarle la vida sin más, quiso hacerle morir poco a poco para que padeciera todo lo que nunca se había imaginado. Incluso le dijo: “Ya que tienes tantos deseos de ser mártir, te martirizaré horriblemente”.

Y encendieron una parrilla de hierro y ahí acostaron al diácono Lorenzo. San Agustín dice que el gran deseo que el mártir tenía de ir junto a Cristo, le hacía no darle importancia a los dolores de esa tortura.

Los cristianos vieron el rostro del mártir rodeado de un esplendor hermosísimo y sintieron un aroma muy agradable mientras lo quemaban. Los paganos ni veían ni sentían nada de eso.

Después de un rato de estarse quemando en la parrilla ardiendo el mártir dijo al juez: “Ya estoy asado por un lado. Ahora que me vuelvan hacia el otro lado para quedar asado por completo”. El verdugo mandó que lo voltearan y así se quemó por completo. Cuando sintió que ya estaba completamente asado exclamó: “La carne ya está lista, pueden comer”. Y con una tranquilidad que nadie había imaginado rezó por la conversión de Roma y la difusión de la religión de Cristo en todo el mundo, y exhaló su último suspiro.

Era el 10 de agosto del año 258.

El poeta Prudencio, dice que el martirio de San Lorenzo sirvió mucho para la conversión de Roma porque la vista del valor y constancia de este gran hombre convirtió a varios senadores y desde ese día la idolatría empezó a disminuir en la ciudad.

Lorenzo fue enterrado en la Vía Tiburtina, en las Catacumbas de Ciriaca, por Hipólito de Roma y el presbítero (sacerdote) Justino. Se dice que Constantino I “el Grande” mandó construir un pequeño oratorio en honor del mártir, que se convirtió en punto de parada en los itinerarios de peregrinación a las tumbas de los mártires romanos en el siglo VII.

Un siglo más tarde, el papa Dámaso II entre los años 366 y 384 reconstruyó la iglesia, hoy en día conocida como “Basílica di San Lorenzo fuori le Mura”, mientras que la Iglesia de “San Lorenzo in Panisperna” se alza sobre el lugar de su martirio. En el siglo XII, el papa Pascual II dijo que la parrilla usada en el martirio fue guardada en la iglesia de San Lorenzo de Lucina.

Lorenzo es uno de los santos más ampliamente venerados por la Iglesia Católica Romana. Su martirio ocurrió muy temprano en la historia de la Iglesia, por lo cual muchas otras tradiciones cristianas lo honran también.

Todos los días 10 de agosto, el relicario que contiene su cabeza quemada es expuesto en el Vaticano para recibir veneración.

En la Comunidad Autónoma de Madrid, se encuentra el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, construido por Felipe II para conmemorar la victoria de San Quintín precisamente otro 10 de agosto pero de 1557, agradeciéndole la protección del mártir San Lorenzo. Para ello, hizo construir el monasterio con forma de parrilla, por haber sido el instrumento de su martirio.

Las Actas de San Lorenzo, se perdieron en la época de San Agustín de Hipona, quien en uno de sus sermones acerca de San Lorenzo (Sermo 302, de Sancto Laurent) admite que su narración no provenía de recitar las Actas del santo sino de la tradición oral.

Los datos acerca de este santo los han narrado pues San Ambrosio, San Agustín y el poeta Prudencio entre otros.

San Agustín afirma que Dios obró muchos milagros en Roma en favor de los que se encomendaban a San Lorenzo.

ORACION A SAN LORENZO

Señor Dios: Tú le concediste a este mártir un valor impresionante
para soportar sufrimientos por tu amor, y una generosidad
total en favor de los necesitados. Haz que esas dos cualidades
las sigamos teniendo todos en tu Santa Iglesia:
generosidad inmensa para repartir nuestros bienes entre los pobres,
y constancia heroica para soportar los males y
dolores que tú permites que nos lleguen.

Dios en vacaciones

Estamos en pleno verano y nuestra rutina laboral cambia en todos los órdenes: las vacaciones escolares y los niños y no tan niños por casa, los horarios se cambian, los días son más largos, las noches más cortas, incluso algunos privilegiados tienen la dicha de pasar algunos días fuera, en el pueble de origen, en la playa, en la montaña.

El verano es tiempo de buscar algún descanso y de tomar algunos días de vacaciones, aunque tampoco pasa nada si no se toman, y siga todo con el habitual ritmo del día a día.

Pero para muchos, cuando llega el verano, la vivencia de la fe se viene abajo y son muchos los que descuidan la participación eucarística, otros muchos desatienden la oración del día a día, etc.

También las parroquias disminuyen muchísimo sus actividades. Las comunidades cristianas se aletargan y se relajan, “duermen” muchas de ellas hasta el fin del periodo estival. Muchas publicaciones semanales cristianas dejan de publicarse. Muchos foros lugares de debates quedan ralentizados.

Nada nuevo en nuestras vidas. Año tras año por estas fechas sucede igual. En otros estamentos, en otros apartados, en otro tipo de asociaciones y comunidades, nos tomamos unas vacaciones o por lo menos, nos relajamos en nuestros quehaceres.

Pero en lo único que no podemos ni debemos “irnos” de vacaciones, es en la vivencia de nuestra fe.

¿Acaso Dios toma vacaciones? ¿Acaso Dios reduce su horario? ¿Acaso Dios reduce su  atención y presencia por descanso vacacional? ¿Acaso Dios se relaja y disminuye su atención, reduciéndolo a un horario más limitado?

vacaciones divinas

No, Dios no toma vacaciones. Dios siempre está pendiente de todos y cada uno de nosotros, siempre. Dios no descansa en ningún momento del día, de la noche, del año. Siempre lo tenemos ahí……

vacaciones 2Somos nosotros los que nos relajamos y nos olvidamos o por lo menos disminuimos nuestra relación respecto a Dios. Podemos decir que el descenso en la práctica religiosa durante el verano nos lleva a ser cristianos de tiempo parcial. A vivir la fe de forma esporádica en esta temporada. Y sería un síntoma de una fe vivida superficialmente.

Las personas que se han encontrado con Jesucristo, ya no viven más para sí. Tanto en invierno como en verano, en el trabajo y en las vacaciones, en la salud y en la enfermedad, con calor o con frío, su vida sólo encuentra sentido en la íntima relación con Dios.

No olvidemos pues, que Dios no se toma vacaciones en su búsqueda de amor al hombre y que estas vacaciones, pueden ser tiempo excepcional para salir a su encuentro. Y es que en verano, seguimos siendo cristianos. Es más, tenemos una magnífica oportunidad de serlo y de demostrarlo.

Dios no toma vacaciones, pero Satanás, el demonio, el maligno, el tentador, como quieras llamarlo, tampoco queda de vacaciones y no tenemos que dejar que el mal tome parte en nuestras vidas tampoco ahora.

D. Adrián Sanabria Mejido, Vicario Episcopal para las Nuevas Evangelizaciones, dejaba estos apuntes y ofrece algunos consejos para vivir con plenitud nuestra fe en verano y también en invierno claro está. Son consejos sencillos, que a todos nos podrán venir bien.

Vive tu nombre y condición de cristiano.

No te avergüences en verano de ser cristiano. Falsearías tu identidad. Estés donde estés intenta tener muy claro quién eres y lo que eres, hijo de Dios.

Vive el domingo.

En vacaciones, el domingo sigue siendo el día del Señor y Dios no se va de vacaciones. Acude a la Eucaristía dominical. Tienes además más tiempo libre.

Vive la familia.

Dialoga, juega, goza con ellos sin prisas. Reza en familia. Asiste al templo también con ellos. Intenta visitar a esos familiares que durante el resto del año ves menos. La familia es la célula vital de la sociedad, apuesta por ella.

Vive la vida.

La vida es el gran don de Dios. No hagas peligrar tu propia vida y evita riesgos a la vida de los demás. La vida es bella, saboréala, vívela con sencillez y con respeto. Apuesta por la vida y  por la cultura de la vida.

Vive la amistad.

Desde la escucha, la confianza, la ayuda, el diálogo, el enriquecimiento y el respecto a la dignidad sagrada de las demás personas. Visita a los amigos, queda con ellos.

Vive la justicia.

No esperes que todo te lo den hecho. Otros trabajan para que tú tengas vacaciones. Ellos también tienen sus derechos. Respétales y respeta sus bienes.

Vive la verdad.      Evita la hipocresía, la mentira, la crítica, la presunción engañosa e interesada o la vanagloria.

Vive la limpieza de corazón.      Supera la codicia, el egoísmo y el hedonismo. Vacación no equivale a permisividad.

Vive la solidaridad.      No lo quieras todo para ti. Piensa en quienes no tienen vacaciones, porque ni siquiera tienen el pan de cada día. La caridad tampoco toma vacaciones.

Reza un pocos más, busca silencio.      Ten la experiencia de callar y si puedes, da un paseo por la playa, por la sierra, o por algún parque cercano a tu casa, pero hazlo en silencio. En el silencio habla Dios, en el silencio se escucha a Dios. En el silencio se aprende a vivir.

Estos son los consejos que D. Adrián, nos deja como ruta del cristiano para una mejor vida interior con Dios. Él, no está de vacaciones. Siempre está con nosotros y por nosotros. Aunque nosotros estemos de vacaciones, tenemos que contar con Dios. Entregarle nuestras vidas también en vacaciones ……

vacaciones

Como en los mandamientos, en estos consejos hay uno que siendo el principal te lleva a todos los demás. Es el único que su título no empieza por el “Vive”. La oración al Padre en el silencio, en la paz, nos lleva a escuchar a Dios que nos habla precisamente en esa paz y en ese silencio.

Aconsejamos leer en este mismo blog, la publicación de título “RUIDO, DEMASIADO RUIDO” dejo el enlace http://logronopasion.com/portal/ruido-demasiado-ruido/