Histórico de artículos
Febrero 2014
L M X J V S D
« Ene   Mar »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
2425262728  

Archivo de Febrero de 2014

Salvemos la Mezquita de Córdoba

http://www.hazteoir.org/alerta/56781-no-expropiacion-catedral-cordoba

 

Los partidarios de expropiar la Catedral de Córdoba siguen llevándonos una clara ventaja, y eso significa más posibilidades de que se consume este expolio:

 

Están acusando a la Iglesia de hacer un gran negocio con la Catedral y de apropiarse del dinero de todos los ciudadanos. Acusan a la Iglesia de robar:

Amparándose en estos resultados, la presidenta del Gobierno andaluz ha dicho que cuando se haya consumado el robo y la Catedral sea propiedad de la Junta de Andalucía, permitirá que la Iglesia haga de “gestor” del templo. El sinsentido empieza a rozar lo paranoico: ¡que los cristianos seamos meros gestores de nuestras propias iglesias! Eso es lo que quieren los partidos políticos que intentan apropiarse de ellas.

Así lo ha contado El Mundo:

Tenemos que buscar  entre todos los católicos, más y más firmantes de esta campaña, más personas que envíen sus correos electrónicos a la Junta de Andalucía. ¡Hemos de llegar a los 100.000 correos electrónicos enviados a la Junta! Por favor pide a más personas que firmen pinchando este enlace:

¿Conoces las mentiras de quienes quieren expropiar la Catedral de Córdoba?

Mentiras del portavoz de la Junta de Andalucía:

El portavoz del Gobierno de la Junta, Miguel Ángel Vázquez, ha reclamado en las últimas horas que la “mezquita” sea de todos los ciudadanos (ellos no quieren llamarla catedral porque la tergiversación de las palabras es la primera batalla que siempre plantean). Que sea de todos, dice este señor. Y exige que los cordobeses entren gratis y que el acceso al templo no sea de pago.

La verdad es esta:

  • Los ciudadanos cordobeses entran gratis en la Catedral.
  • Los grupos de escolares de toda Andalucía entran gratis en la Catedral.
  • Las visitas institucionales y los mayores de 65 años entran gratis en la Catedral.
  • El acceso al templo de los fieles es gratuito en la Catedral. Como en todas.
Cuéntale la verdad a todos tus contactos e invítales a firmar: 

Mentiras de la presidenta y del vicepresidente de la Junta de Andalucía:

Susana Díaz y Diego Valderas, dicen que la titularidad pública de la Catedral garantizaría el derecho de todos los ciudadanos.

La verdad es esta:

  • Uno de los bienes públicos dependientes de la Junta de Andalucía más visitados por los turistas es, junto a la Catedral de Córdoba, la Alhambra de Granada.
  • La entrada en la Alhambra cuesta 13 euros, cinco euros más que la entrada de la Catedral de Córdoba.
Reenvía este mail a tus familiares y amigos e invítales a firmar: 

Mentiras de los promotores de la expropiación de la Catedral:

La asociación subvencionada por la Junta de Andalucía que promueve el robo de la Catedral difunde esta afirmación: la Iglesia ha robado la propiedad del templo a los ciudadanos, de modo que la Iglesia no es la propietaria de la Catedral, solo es una especia de “ocupa” ilegal. Y añaden que ha “ocupado” el primer templo de Córdoba con una argucia legal: lo ha registrado a su nombre.

La verdad es esta:

  • De manera interesada, esta asociación confunde la propiedad con el registro, cuando la propiedad de un bien es anterior al registro de ese bien. El registro es la consecuencia del derecho de propiedad, no al revés.
  • No hay títulos de propiedad de bienes inmuebles que tiene siglos. Y además los bienes de la Iglesia han sufrido varias desamortizaciones (robos a cargo del Estado) en el pasado. Los eventuales títulos de propiedad que pudieran haber existido se han extraviado, desaparecido o destruido durante esos episodios y también por causa de las guerras. Dos ejemplos: los franceses en el siglo XIX y los republicanos en el XX quemaron numerosos archivos y templos.
  • El artículo 1.941 del Código Civil reconoce la propiedad de los bienes inmuebles “sin necesidad de título” cuando el poseedor lleva 30 años de posesión. La Catedral de

¿Religiosidad popular o secularización de la fe?

El pasado domingo día 23 de febrero, nuestro amigo y colaborador en el foro Josma, dejaba en el, un excelente artículo del sacerdote D. Santiago Gonzalez, publicado en INFOCATOLICA.COM el día 12/02/2014.

Lo reproducimos íntegro, pues merece la pena leerlo y tenerlo muy encuenta.

El título del artículo es intencionado para causar el interés por su lectura. Pero ante todo creo que estamos ante un tema muy importante para el futuro de nuestra Iglesia: la religiosidad popular y, más concretamente, el mundo cofrade. Siempre será buena, muy buena, la religiosidad popular si no deriva o degenera en la secularización de la fe. Pero conviene advertir de ese peligro que, por caer en la tentación, se ha convertido en una realidad de profunda actualidad. Estudiemos el asunto:

Nuestra Señora Virgen de la Soledad de Logroño

Nuestra Señora Virgen de la Soledad de Logroño

Las hermandades, o cofradías, ya sean de penitencia, gloria o sacramentales, son entidades reconocidas por el derecho canónico. Y para su constitución se ha de recorrer un itinerario que, sobre el papel, parece ofrecer plenas garantías de que sólo serán reconocidas como tales las que, inicialmente formadas como asociaciones de fieles, estén administradas por fieles católicos con una vida sacramental y compromiso pastoral coherentes. El problema no está, por tanto, sobre el papel. No hay, pues, laguna jurídica canónica. El problema está en el fondo: los itinerarios de formación no coinciden con la formación en los itinerarios. Y me explico con ideas muy claras obtenidas de la cotidiana realidad en una gran mayoría de los casos:

– No hay vida sacramental mínima, la que exige la Iglesia a todo bautizado en uso de razón. En las juntas de gobierno de hermandades y cofradías se encuentran personas que no van a Misa los domingos ni confiesan al menos una vez al año. Es muy común encontrar parroquias donde aparecen estas personas solo en tiempo de cultos (una o dos semanas al año) para luego desaparecer hasta el año siguiente.

– No hay compromiso eclesial mínimo, lo que la Iglesia pide como normal y natural a todo bautizado en uso de razón. Se hace una curiosa separación entre «parroquia» y «hermandad». De tal modo que la respuesta a las convocatorias parroquiales es nula o mínima, y si es la hermandad quien lo hace la respuesta es muy numerosa en contraste con la parroquial. Se crea así una «Iglesia paralela» a la Iglesia real.

Naturalmente que hay una minoría de cofrades que si participan de la sacramentalidad y eclesialidad, y con notable aportación para la Iglesia. Pero el problema es que es una minoría. Y esto es indiscutible porque la estadística no engaña. En Sevilla, mi diócesis, puede haber, aproximandamente, un tercio de la población inscrita en hermandades. Y la práctica dominical se sitúa en torno al 7% de esa población. Si tenemos en cuenta que una parte de esa población practicante no está vinculada a las hermandades, obtenemos que, por lo bajo, solo una quinta parte de los cofrades son practicantes (y creo errar en esta apreciación, pues podría ser menor).

Por tanto: se ha creado un segmento de religiosidad popular muy fuerte en las formas pero con una grave debilidad en el fondo. Ello contribuye mucho a la secularización de la fe, y es porque:

– Cuando una cofradía se sabe fuerte en número de miembros, y a la vez constata que su convocatoria llena el Templo cuando no la del párroco, entonces se convierte en un «poder» que presiona a la autoridad parroquial para ser favorecida por ésta.

– De ese modo se va creando en muchos fieles la mentalidad de que «primero se es cofrade y luego católico» y no al contrario (que sería lo normal y deseable)

– Al construir una «realidad paralela» y ser ésta más fuerte en número (y formas) que la realidad realmente eclesial, no pocas parroquias se ven literalmente «secuestradas» por hermandades que se adueñan de la liturgia, de la formación y de otras áreas pastorales…..no tanto en beneficio del pueblo sino suyo en particular.

Todo lo expuesto causa una temible secularización de la fe ya que ésta queda en manos de personas que viven la fe «a su manera cofrade» y no a la manera cristiana de verdad, en un inquietante vuelco de valores y prioridades. Como consecuencia de ésto, no pocos sacerdotes han de acudir a la ayuda urgente del Obispo para sentirse avalados por la autoridad superior ante las presiones de los que se han adueñado de la comunidad parroquial para sus fines particulares.

Cofrades por Sevilla

Por todo ello, creo urgente una revisión de la FORMACIÓN que deben recibir todas aquellas personas con responsabilidades de gobierno en hermandades y cofradías, lo cual conlleva:

1ª: Recordar a los fieles laicos que gobiernan las hermandades que su tarea cristiana más importante se encuentra en su familia, su trabajo, su vida social….donde han de dar testimonio de fe ante todo. Y sólo después, o como mucho añadido a ello, su compromiso en la hermandad.

2ª: Recordar a estos fieles laicos que son representantes de la Iglesia ya que cada hermandad es una entidad de derecho canónico. Y por tanto se les exige fidelidad a esa Iglesia que representan, por lo que no deben caer en la tentación de suscitar realidades paralelas sino convergentes y unidas a la parroquia.

3ª: Recordar a estos fieles laicos que, si no están de acuerdo con las dos recomendaciones dichas, sería más coherente de su parte que constituyeran «hermandades civiles», es decir, entidades ajenas al derecho de la Iglesia, si es que no se sienten a gusto dentro de la misma.

¿Exagerado todo mi planteamiento?…..voy a traer a colación una cita de alguien a quien respeto mucho, y le tengo gran afecto, y que creo está trabajando mucho por el bien de la Iglesia. Es el Señor Presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla, Don Carlos Bourrellier: «Me preocupa que las cofradías se conviertan en una afición sin Dios» (4 Julio 2013 a la prensa). Con esa frase se dice todo y en pocas palabras. Si le preocupa es porque hay un peligro latente y que ha asomado bastante la cabeza como para que la inquietud esté presente.

Hay que potenciar, y hacer crecer, la religiosidad popular, por el bien y el futuro de nuestra Iglesia. Pero que sea una religiosidad popular formada con garantías de sacramentalidad y eclesialidad, sin caer en última instancia en conformarse con las labores sociales (que puede hacer cualquier Ong) sin que éstas sean consecuencia y efecto de una coherencia católica enseñada y vivida.

Hagamos votos para que, a la respuesta de la pregunta que intitula el artículo, podamos responder: Religiosidad popular, SI, desde una fe encarnada y no secularizada.

D. Santiago Gonzalez

D. Santiago Gonzalez

Sobre la necesidad de afecto de los ancianos

En ocasión del funeral del padre de un compañero mío de colegio, con más de noventa años de edad, y como me constaba que se habían portado muy bien con el anciano, aproveché la ocasión para plantear el problema del trato que estamos dando a los ancianos. Es indudable que muchas familias, como la de mi compañero, pueden tener la conciencia muy tranquila de no sólo no haber abandonado a su familiar realmente querido, sino de haberle atendido hasta el final.

Pero, desgraciadamente, no siempre sucede así. Estos días se ha desempolvado el discurso de la Beata Teresa de Calcuta en el Desayuno Anual de Oración de 1994 y tiene sobre el tema que nos preocupa, unas líneas preciosas: “Estoy acostumbrada a ver las sonrisas de la gente, aún  los que están muriendo sonríen. No puedo nunca olvidar la experiencia que tuve al visitar una casa en donde mantenían a todos estos viejos padres de hijos e hijas quienes los habían puesto en una institución y quizá los olvidaron. Vi que en esa casa estas gentes de edad tenían todo, buena comida, lugar confortable, televisión, todo, pero cada uno miraba hacia la puerta. Y no vi a ninguno con una sonrisa en la cara. Me dirigí a la Hermana y le pregunté: “Por qué estas gentes que tienen cada confort aquí, por qué están todos mirando a la puerta? ¿Por qué no están sonriendo?”. Y la Hermana me dijo: “Esta es la forma en que es casi cada día. Están esperando, están esperanzados de que un hijo o hija vendrá a visitarlos. Están dolidos porque están olvidados”. Y vean, este descuido para amar trae pobreza espiritual. Quizá en nuestra familia tenemos a alguien que se está sintiendo solo, que se está sintiendo enfermo, que se está sintiendo preocupado. ¿Estamos allá? ¿Estamos dispuestos a dar hasta que duela para estar con nuestras familias, o ponemos nuestros intereses primero? Éstas son las preguntas que debemos preguntarnos a nosotros mismos”.

images
La familia es el lugar natural del ocaso de la vida. El grado de civilización y humanidad de una sociedad tiene mucho que ver con el trato que se da a los ancianos. Tenemos que saber ‘perder nuestro tiempo’ con ellos, que además pueden darnos, por su experiencia, muy útiles consejos y enseñanzas. Sería muy de desear que las personas ancianas y las afectadas por una enfermedad crónica puedan permanecer en sus hogares y reciban para ello en sus domicilios todas las ayudas que puedan necesitar. De hecho, y como consecuencia del aumento de la vida media de las personas, cada vez es más frecuente el caso de personas que atienden a sus mayores. Muchos de ellos con enorme cariño, aunque es muy frecuente que, en ocasiones, les puedan los nervios y su comportamiento no sea el ideal. Cuando se me confiesan de ello, les recuerdo que están realizando la que, seguramente, es la mejor acción de su vida. Por ello les digo que no deben tener remordimientos, pero también que, con ese comportamiento si bien han perdido el diez, deben recordar que el nueve, el ocho, el siete, el seis y el cinco son buenas notas.

Como capellán de una residencia de enfermos de Alzheimer soy consciente que las necesidades de estos enfermos son fundamentalmente dos, que son las necesidades básicas de cualquier ser humano: alimentación y afecto. En este sentido nunca me olvidaré de una paciente a la que yo llamaba “el reloj biológico”, porque todos los días su hija iba a verla a determinada hora. La paciente, como todos los enfermos, carecía de reloj, pero en cuanto la hija se retrasaba un par de minutos, empezaba a llorar. Como capellán, mi tarea consiste fundamentalmente en darles cariño, aunque también les digo la Misa una vez por semana y ahí es  impresionante ver como enfermos que están ya bastante deteriorados, todavía se acuerdan de algunas oraciones y son conscientes de que están recibiendo la Comunión.

Creo que es uno de los últimos puntos en los que se desconectan con la realidad. Pero cuando se me pregunta para qué sirve un enfermo de Alzheimer, lo tengo muy claro: si bien es cierto que hay enfermos que son ignorados por sus familias, también es cierto que me encuentro allí con una serie de personas que visitan a sus seres queridos con gran frecuencia, incluso todos los días. Su buena acción, que no es otra cosa sino la realización del mandamiento cristiano del amor, les da una categoría humana y en ocasiones también cristiana, que no tendrían sin esa buena acción. Y es que los favores nunca son en una sola dirección, sino que son siempre en ambas direcciones, incluso en ese estado de decadencia senil.

Cuando estaba a punto de enviar este artículo, acabo de leerme el Alfa y Omega de hoy, 20 de febrero, En conformidad con la doctrina de la Iglesia Católica, estoy totalmente de acuerdo con que el aborto es un crimen horrible (Gaudium et Spes y todo el Magisterio de la Iglesia sobre el tema), pero la eutanasia otro, con la agravante para las personas mayores, si se aprueba la eutanasia, que nadie nos garantiza que no vamos a ser asesinados. De políticos, médicos y hospitales criminales, líbranos Señor.

D. Pedro Trevijano Etcheverria

D. Pedro Trevijano

La Iglesia, el Papa Francisco y el aborto.

Con motivo de la nueva Ley del aborto, en España se ha armado una enorme polvareda, Hoy quiero hablar sólo de la postura de la Iglesia, y en especial, de la del Papa Francisco.

El rechazo del aborto es uno de los puntos más claros de la doctrina católica. En el Antiguo Testamento hay el convencimiento que la vida humana empieza antes del nacimiento, pues Dios nos conoce cuando todavía estamos en el seno materno (Is 49, 1 y 5; Jr 1,5; Sal 139,13; Job 31,15; 2 Mac 7,22-23). En el Nuevo Testamento San Juan Bautista, todavía en el seno materno se alegra de la venida de Jesús (Lc 1,42-44). La Didaché inicia en el siglo II una larga serie, en la que están Clemente de Alejandría, Atenágoras, Tertuliano y muchos otros, de escritos religiosos contra el aborto y que llega hasta nuestros días.

papa-francisco1

Así el Concilio Vaticano II lo califica de crimen abominable (Gaudium et Spesno 51). Para Juan Pablo II la despenalización del aborto, que priva a los más débiles de su derecho más fundamental, no es compatible ni con el bien común, ni con el justo orden público. Es una ley injusta y una práctica inmoral. Los políticos son personas que tienen responsabilidades morales y es legítimo recordárselas, tanto más cuanto que “si las leyes no son el único instrumento para defender la vida humana, sin embargo desempeñan un papel muy importante y a veces determinante en la promoción de una mentalidad y de unas costumbres” (Encíclica Evangelium Vitae n° 90). El aborto es un crimen, lo cual es cada vez más claro científicamente.

No nos extrañe por ello que Juan Pablo II nos diga que “la responsabilidad implica también a los legisladores que han promovido y aprobado leyes que amparan el aborto” (EV 59), porque “una ley intrínsecamente injusta, como es la que admite el aborto, nunca es lícito someterse a ella, ni participar en una campaña de opinión a favor de una ley semejante, ni darle el sufragio del propio voto” (EV 73), aunque sí se puede votar a favor de una ley que lo restringe. Benedicto XVI en su Exhortación Apostólica “Sacramentum Caritatis” de Febrero del 2007 n° 83 dice así: “Es importante notar lo que los Padres sinodales han denominado coherencia eucarística, a la cual está llamada objetivamente nuestra vida. En efecto, el culto agradable a Dios nunca es un acto meramente privado, sin consecuencias en nuestras relaciones sociales: al contrario exige el testimonio público de la propia fe. Obviamente, esto vale para todos los bautizados, pero tiene una importancia particular para quienes, por la posición social o política que ocupan, han de tomar decisiones sobre valores fundamentales, como el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas. Estos valores no son negociables”.

En su entrevista en el vuelo de vuelta de la JMJ de Río el Papa señaló, como no podía ser menos, que su postura era la de la Iglesia, soy hijo de la Iglesia, decía. Y en su Exhortación Apostólica “Evangelii Gaudium” el Papa escribe: “213. Entre esos débiles, que la Iglesia quiere cuidar con predilección, están también los niños por nacer, que son los más indefensos e inocentes de todos, a quienes hoy se les quiere negar su dignidad humana en orden a hacer con ellos lo que se quiera, quitándoles la vida y pro moviendo legislaciones para que nadie pueda impedirlo. Frecuentemente, para ridiculizar alegremente la defensa que la Iglesia hace de sus vidas, se procura presentar su postura como algo ideológico, oscurantista y conservador. Sin embargo, esta defensa de la vida por nacer está íntimamente ligada a la defensa de cualquier derecho humano. Supone la convicción de que un ser humano es siempre sagrado e inviolable, en cualquier situación y en cada etapa de su desarrollo. Es un fin en sí mismo y nunca un medio para resolver otras dificultades.

images

Si esta convicción cae, no quedan fundamentos sólidos y permanentes para defender los derechos humanos, que siempre estarían sometidos a conveniencias circunstanciales de los poderosos de turno. La sola razón es suficiente para reconocer el valor inviolable de cualquier vida humana, pero si además la miramos desde la fe, «toda violación de la dignidad personal del ser humano grita venganza delante de Dios y se configura como ofensa al Creador del hombre”.

“214. Precisamente porque es una cuestión que hace a la coherencia interna de nuestro  mensaje sobre el valor de la persona humana, no debe esperarse que la Iglesia cambie su postura sobre esta cuestión. Quiero ser completamente honesto al respecto.

Éste no es un asunto sujeto a supuestas reformas o «modernizaciones».

No es progresista pretender resolver los problemas eliminando una vida humana. Pero también es verdad que hemos hecho poco para acompañar adecuadamente a las mujeres que se encuentran en situaciones muy duras, donde el aborto se les presenta como una rápida solución a sus profundas angustias, particularmente cuando la vida que crece en ellas ha surgido como producto de una violación o en un contexto de extrema pobreza.

¿Quién puede dejar de comprender esas situaciones de tanto dolor?”.

Tras estas líneas creo que está clarísima la postura de la Iglesia en general y del Papa Francisco en particular, así como su advertencia que no hay que esperar un cambio de postura de la Iglesia sobre esta cuestión. Y es que la Iglesia está contra el crimen y la matanza de inocentes.

D. Pedro Trevijano Etcheverria

 

Pedro Trevijano

Profesor de la Moral Católica

Procesión de las antorchas.

¿Y tú, a quien sigues? ¿A Pedro, a Pablo?

Semanas atrás,  en  una de las misas dominicales, el sacerdote oficiante de la Eucaristía en la homilía señalaba esta misma pregunta situándola  precisamente en las primeras comunidades cristianas, referente sobre de que apóstol de Cristo eran seguidores cada cual.

Desde entonces, día a día, ocasión tras ocasión, caemos de nuevo en el mismo error, pues nos seguimos haciendo la misma pregunta sin darnos cuenta que solo y todos, somos de CRISTO.

En el caso que hoy quiero tratar, pasa algo parecido. Advocaciones marianas hay muchísimas. Imágenes de la Virgen para tal o cual advocación hay a miles y somos tan fanáticos que no queremos ver que solo hay una MADRE DE DIOS. Solo hay una VIRGEN MARIA aunque con muchos nombres.

Qué aquí en La Rioja veneramos a la Virgen de Valvanera y en Cataluña a la Virgen de Montserrat o que tal cofradía lleve en sus hombres a la Virgen de la Soledad o a la Virgen de las Angustias, es irrelevante . Como digo, serán imágenes distintas pero con una única evocación a nuestra Madre Celestial.

Por ello, este sábado día 15 de febrero, deberíamos “estar” todo el pueblo de Logroño, detrás de la imagen de nuestra Señora de Lourdes en la procesión de las antorchas, organizada por la Pastoral de la Salud y la Hospitalidad de Nuestra Señora de Lourdes.

Parroquias, comunidades religiosas, COFRADIAS y otras asociaciones religiosas, fieles en general, debemos  acudir a la llamada de nuestra Señora, Madre de Dios, Madre de Cristo y por lo tanto Madre nuestra.

Gruta de Lourdes

Procesión de las  antorchas y Eucaristía

                                                          

Salida de la procesión con la imagen de Nuestra Señora la Virgen de Lourdes a las 18´45 desde la Plaza de la Iglesia de San Bartolomé.

Recorrido por las calles del casco antiguo: calle Caballerias, plaza del Mercado, Mercaderes y Rua Vieja, para concluir en la Iglesia de Santiago el Real.

Eucaristía a las 19’ 30 en la Parroquia de Santiago de Logroño

Presidirá la Eucaristía D. Abilio Martínez Varea, Vicario Episcopal de Pastoral ,  Enseñanza
y Catequesis.

Un año más, este sábado 15 de febrero se celebra y cumple la edición número 29 de la ya tradicional “Procesión de las Antorchas” con motivo del pasado día 11 de febrero festividad de la Virgen de Lourdes “Día del Enfermo”. 

Virgen de Lourdes

Estos actos, han sido organizados por la Pastoral de la Salud  Diócesis de Calahorra y La Calzada- Logroño y Hospitalidad Ntra. Sra. de Lourdes de La Rioja.