Histórico de artículos
mayo 2014
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivo del 4 de mayo de 2014

Celebración del “Día de la madre”

Los orígenes de éstas efemérides se encuentran en la antigüedad, de la mano de un componente simbólico y mitológico que comienza en Egipto, donde se rendía homenaje a la diosa Isis, nombrada como la «Gran diosa madre», «Fuerza fecundadora de la naturaleza» o, entre otros, «Diosa de la maternidad y del nacimiento». En torno a ella la mitología cuenta cómo, tras la muerte de su hermano y marido, despedazado tras su asesinato, encontró todas las partes de su cuerpo y, tras hacerlo, quedó impregnada de él y fecundó a su hijo Horus.

Dia de la Madre

Las primeras celebraciones del Día de las Madres se remontan a la antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, madre de los dioses  Zeus, Poseidón y Hades..

Igualmente los romanos llamaron a esta celebración Hilaria cuando la adquirieron de los griegos. Se celebraba el 15 de marzo en el templo de Cibeles y durante tres días se realizaban ofrendas.

Los católicos transformamos estas celebraciones para honrar a la Virgen María, Madre de Jesús, el 8 de diciembre, celebrando la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que después adoptamos como festividad  para la celebración del Día de las Madres.

Anna Reeves Jarvis, ama de casa de Estados Unidos, comienza en el año 1908 una campaña a nivel nacional para que se instaure ese día de forma oficial.

Como origen de su demanda está la muerte de su madre, hecho que marcó su vida y por el que, tomando como base la demanda de Julia Ward Howe, quien inicio un movimiento social para intitucionalizar esta fiesta, empieza a escribir a personalidades intelectuales influyentes de la época para que apoyaran su petición y lo instauraran en el aniversario de la muerte de su madre, el segundo domingo de mayo.

Su iniciativa no fue en vano y en 1910 ya se celebra en casi todo Estados Unidos y en 1914, el presidente Wilson convierte el Día de la Madre en una celebración oficial.

Con lo que Jarvis no contaba, y contra ello luchó, fue con el carácter comercial que fue adquiriendo el día.

Lo que sí logró fue dotar al mundo de una celebración que hoy en día se festeja en cerca de 70 países. Entonces, unos 40 adoptaron la fecha en el mes de mayo, aunque cada uno la organizó a su manera.

Es el caso de España, fue inicialmente celebraba como ya se ha dicho, el 8 de diciembre, día de la Inmaculada Concepción. Tras hacerse oficial en Estados Unidos, se optó en España por cambiar la fecha al primer domingo de mayo y así separar las conmemoraciones.

Según algunos, no tiene una causa precisa más allá de lo simbólico que es el mes de mayo; por el tema Mariano,  mes de la Virgen, mes en el que, como las flores, todo se renueva, todo nace, como opinaba para el diario ABC  D. Juan Moreno, profesor de Religión, y no tiene pues esta celebración, ningún componente comercial, algo que ya en su momento, hemos visto que quiso evitar sin evitarlo, Anna Reeves Jarvis, pues como base cristiana, el día tenía como objetivo de ser, una fiesta de agradecimiento hacia la madre, que nos ha dado la vida.

Con todo, si bien sus orígenes son distintos, la finalidad de la celebración no lo es y, aunque la mayoría adoptó la costumbre estadounidense de trasladarlo al mes de mayo, muchos otros países lo celebran fuera de él.

Seguramente la sociedad de consumo, ha cambiado tanto el motivo, como la tradición, como la fecha y el sentimiento, para llevarlo a su terreno como “sardina a su ascua”.

Si nuestra madre ésta viva, con un simple beso y unas palabras de amor, cariño y agradecimiento, bastarían para agradecerle todo lo que una madre hace por sus hijos, hasta dar la vida por ellos. Si por el contrario ya ha fallecido, una simple oración, un recuerdo hacia su imagen, bastaría para hacerle llegar allí donde esté, estos mismos sentimientos.

Y si lo acompañamos de una flor de nuestros jardines, balcones o terrazas, quedará sellado un año más dicho recuero a lo más importante de esta vida. NUESTRA MADRE y por extensión NUESTRA MADRE CELESTIAL.

De igual forma, hay que recordar y dar nuestro mayor afecto a las mujeres y madres que siguen ofreciendo hoy fecundos ejemplos de coraje al asumir su maternidad. Mujeres que pese a la incertidumbre llevan a cabo la gestación de su hijo, desoyendo los cantos de sirena que les hablan  y animan para que aborten, y consiguen sacar adelante con encomiable dedicación a esos muchos hijos que gracias a su decidida decisión, hoy pueden ser personas de nuestro entorno.

Animar y ayudar a todas y cada una de las mujeres que hoy puedan estar embarazadas y que puedan estar sopesando la “solución del aborto” que semejante opción, nunca es una solución. Es otro problema y mucho peor, pues es para toda la vida, añadiéndose al de su embarazo.

Hay muchas opciones, muchas, antes que llegar al aborto……Solo hay que pedir ayuda a las personas que están por la vida. PROVIDA o en otras instituciones similares entre las que por supuesto, está la IGLESIA. Acude a ellas.

Feliz Día de la Madre a todas vosotras.