Histórico de artículos
mayo 2014
L M X J V S D
« Abr   Jun »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Archivo de mayo de 2014

Homosexualidad (VII): CUANDO SE IMPONE EL SENTIDO COMÚN

(HOMOSEXUALIDAD – VII)

Enfoque definitivo:

Samuel Jofre Giraudo, Obispo de Villa María (Argentina), explica con nitidez y en menos de cuatro minutos, en un vídeo colgado en Youtube, cuál es el enfoque definitivo – por elemental – en la discusión sobre la homosexualidad.

Viene a decir lo siguiente: “si un señor se hace operar, se quita cuanto quiera quitarse, se pone cuanto quiera ponerse, se cambia la documentación, pasa a figurar como mujer y le toman un pelo para ser analizado – un solo pelo -, o alguna célula epitelial (de esas que se nos desprenden constantemente), ¡siempre se sabrá que es varón!

Samuel JOFRE, Obispo de Villa María (Argentina), explica con nitidez cuál es el enfoque definitivo – por elemental - en la discusión sobre la homosexualidad.

Samuel JOFRE, Obispo de Villa María (Argentina), explica con nitidez cuál es el enfoque definitivo – por elemental – en la discusión sobre la homosexualidad.

Entonces, ¿qué es lo que falta en este debate? Simplemente sentido común, vivir en la verdad. De eso se trata. No es cuestión de que yo esté de acuerdo o no. Es que la verdad se nos impone, y mientras más tardemos en aceptarla, más duro es el golpe.

Yo propongo que, en lugar de negar la verdad, ayudemos a las personas que tienen dificultad para aceptar y amar su condición varonil o femenina; que les comprendamos, no les discriminemos, les queramos y todo eso, pero sin perder el sentido común. Hacerlo no ayuda a nadie.”

Consecuencias de normalizar las conductas homosexuales y de elevar las uniones de este tipo a la categoría de matrimonio:

El prelado sostiene que, para la sociedad, esta es una cuestión suicida (o vital). La familia es la base de la sociedad y el matrimonio es la base de la familia. Si confundimos lo que es un matrimonio con cualquier otra cosa, estaremos iniciando la demolición del tejido social que soporta el desarrollo de cualquier región o país. También estaremos haciendo discriminación.

¿Qué es discriminar? – Se pregunta Mons. Samuel -, “es tratar de manera diversa a los iguales. Ahora bien, todos somos iguales en algo y diferentes en algo. La discriminación es una injusticia y es pecado precisamente cuando trato de manera diversa a los iguales en aquello que son iguales. Pero tratar de forma diversa a las personas en lo que son diferentes ES JUSTICIA, y tratar de manera igual a las personas en lo que son diversas es una INJUSTICIA. Esto es aplicable a todos los niveles: en la masculinidad o feminidad, a nivel impositivo, en la edad, en la inteligencia, etc.

El criterio de ‘nivelar por lo bajo’ es uno de los factores que ha desencadenado la decadencia actual.

Los esposos se esfuerzan en ofrecer a sus hijos un marco estable que propicie el desarrollo de sus capacidades y su personalidad. En cambio, los concubinos, homosexuales o no, actúan como si dijeran: ‘mientras me compense te daré ese marco estable; si mis afectos o intereses cambian, prepárate a experimentar el terremoto emocional correspondiente. Espero que salgas bien parado, pero si no es así, ¡lo siento!’.

Una mujer que se casa se compromete y se obliga con su esposo. Una concubina no. Un señor que se casa, lo mismo. No hay correlación entre deberes y derechos.

Las parejas homosexuales tampoco son procreativas. Seguirán sin serlo por muchos encuentros sexuales que tengan o por mucho que adopten; ni siquiera un tratamiento de fecundación artificial cambiará ese hecho.

¿Por qué vamos a dar los mismos derechos cuando no tienen las mismas obligaciones? Esto es una gravísima injusticia más allá de la fe. Consentir esta situación provoca un desorden social muy grave que es causa de muchas violencias. ¡Y lo estamos viendo!”

El prelado concluye su alegato señalando que “la violencia familiar acaba trascendiendo a la sociedad; por lo tanto, este no es un problema de fe”

Quizás el testimonio de Philippe Ariño, escritor homosexual, refuerce la llamada al sentido común que hace el prelado Samuel Jofre Giraudo. En una entrevista concedida a la Cadena SER en 2013, dijo lo siguiente:

No es un regalo dar algo (la ley de matrimonios homosexuales) que las personas no podrán vivir. Es inútil.
Hay parejas que integran la diferencia de sexos pero no aprovechan el tesoro que tienen y no se aman. Sin embargo cuando se acoge la diferencia de sexos con amor, es la mejor base social de construcción de todo ser humano y de toda sociedad. No sé si nos damos cuenta de la importancia que tiene la diferencia de sexos. ¡Claro que hay amor en las parejas homosexuales!, pero es un amor más frágil porque no es complementario y no lo podemos poner como base para la construcción de una sociedad.

MARTACM

¡Vamos a expropiar mezquitas! por Carlos Herrera

Ignoro quién es el propietario de la Catedral de Sevilla. O quién posee la Basílica del Pilar. O quién es el dueño del Obradoiro. Supongo que la Junta de Andalucía, el Gobierno de Aragón y la Xunta gallega. De no ser así, no acabo de comprender el empecinamiento de la izquierda andaluza por expropiar la Mezquita Catedral de Córdoba, en manos de la Iglesia católica desde hace algo más de setecientos años. Y ¿para qué la quiere?, ¿para que esté abierta y al alcance de cualquiera que quiera visitarla?: si ya lo está, magníficamente conservada, abierta en horarios de culto y de visita turística…

Mezquita de Córdoba
¿Entonces? Déjenme que piense. De no ser que la Junta gobernada por el PSOE e IU quiera dar satisfacción a las tradicionales diarreas anticlericales de varios colectivos y obligar a poner al servicio del rezo islámico toda una catedral católica, no se me ocurre otra pretensión, especialmente si lo primero que aducen las autoridades es que, a pesar del cambio de titularidad, la Iglesia seguiría gestionando tal impresionante monumento. Esa malicia me viene a la cabeza comprobando quién respalda la campaña nacional e internacional que un par de individuos han desatado por medio mundo: Junta Islámica e Instituto Halal, además de una buena serie de tontos útiles de la izquierda mundial. En viendo quiénes son y quiénes subvencionan…

Córdoba y su Mezquita es enormemente peculiar. Tras muchos años de gobierno comunista se ha extendido la costumbre de crear cientos de plataformas y movimientos con los más variados fines, aunque casi todos manejados por la izquierda local, ora tolerante, ora montaraz. La Plataforma para la Expropiación de la Mezquita no es más que otra de las muchas creadas en los últimos años la mayoría, absurdas, con la diferencia en este caso del éxito que siempre obtiene cualquier actividad anticlerical. ¡Quitarles la Mezquita a los curas! ¡Qué pelotazo!Poco importa que les argumentes que no hay una sola razón ni histórica ni artística para que la Mezquita Catedral no sea de la Iglesia. Y, lógicamente y por extensión, de todos los católicos y de quienes quieran visitarla (a los cuales no se les pregunta lo que creen ni lo que dejan de creer). Te aseguran que la titularidad pública garantiza su pertenencia a la comunidad y poco más y que la misma permite controlar la gestión y conservación del templo.

Pero en ello no puede haber duda alguna porque el monumento está como una patena y el Obispado ha invertido en su conservación veinte millones de euros en los últimos veinte años (la Junta, tres, y el Ayuntamiento, nada). Tú puedes expropiar algo deteriorado, en ruina (pagando por ello, por supuesto), pero no por un simple capricho político social, firmen cuantos firmen la proclama. El Estado de derecho garantiza mediante la acción de los tribunales que ninguna política de banderías te quite lo que es tuyo; es decir, que no venga aquí el mangante del Sánchez Gordillo o del Cañamero de turno a quedarse con lo tuyo ´en nombre del pueblo´. El ordenamiento jurídico felizmente lo impide, y saben perfectamente los jefezuelos de la Junta que el caso lo tienen perdido. Otra cosa es que se quieran dar por enterados.

De la misma manera que sería irracional (como dijo acertadamente Susana Díaz) suprimir el nombre de ´Mezquita´ (cosa que no sé si ha llegado a proponer alguien), también lo es dejarse llevar por las reacciones viscerales y anticlericales de unos cuantos illuminatis. En 1236 se consagró la Catedral sin que ello perjudicara la bellísima arquitectura musulmana. Desde entonces, la posesión pública y pacífica ha correspondido a la Iglesia, la cual hizo posible la conservación del monumento que le ha valido la declaración de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Que no peligra, por cierto, como ya se ha encargado de aclarar el organismo internacional.

Por lo tanto, que la Junta se deje de seguidismos estúpidos y se dedique a gestionar de forma más satisfactoria los museos y monumentos que tiene a su cargo. Y que piense en el ridículo que supondría ponerse ahora a expropiar los célebres Patios cordobeses. Titularidad pública y gestión privada, claro.Valiente partida de mamarrachos. Como si esto fuera una nueva Desamortización reclamada en masa por ´el pueblo´.

Carlos Herrera

Carlos Herrera

 

 

 

 

 

 

Homosexualidad (VI): ALCANZADO POR LA MISERICORDIA DE DIOS

(HOMOSEXUALIDAD – VI)

Rubén García es un mejicano, huérfano de padre, que se crió con sus tíos mientras su madre trabajaba para afrontar los gastos de su pequeña familia. Los tíos eran católicos y le proporcionaron una niñez feliz, sana, y cercana a Dios. Empezaron a gustarle los niños desde los diez años.

Rubén García, autor de un libro titulado “Un homosexual alcanzado por la misericordia de Dios”.

Rubén García, autor de un libro titulado “Un homosexual alcanzado por la misericordia de Dios”. Rubén cuenta con el respaldo de su Obispo y da numerosas charlas sobre homosexualidad en todos los ámbitos (formación del clero, pastoral familiar, universidades, etc.). Hay varios vídeos suyos en Internet que pueden consultar en Youtube. El lobby gay ha criticado mucho la charla en la que propone algunas estrategias para prevenir la homosexualidad.

Quiso ser sacerdote, pero su madre le dijo que prefería verle casado y con hijos. La decepción de no verse apoyado en la decisión de entrar en el seminario, el conflicto interno que le planteaba su homosexualidad, y el hecho de que sus tíos se fueran a vivir a los Ángeles (EE.UU), le convirtieron en un joven muy protestón, desconsiderado y desobediente con su madre.
A los 15 años se marchó de casa y buscó trabajo en un bar frecuentado por homosexuales y prostitutas. Allí inició su transformación: maquillaje, ropa provocativa, múltiples parejas homosexuales, consumo habitual de pornografía y prostitución.
Cuando iba a iniciar la terapia hormonal, otro gay le aconsejó ir a un centro de prostitución donde podría ganar mucho dinero para completar rápidamente su tratamiento pero – cosas de Dios que, según Rubén, cuidaba su cuerpo en medio de todo –, aunque había decidido irse a ese lupanar en Cuernavaca (Méjico), acabó en Los Ángeles. Allí se sumergió en la cultura y el ambiente homosexual más elitistas (discotecas, viajes, los hombres más guapos, dinero, etc.)
Cada vez que Rubén regresaba a la tranquilidad de su casa, le daba por pensar. Aunque vivía un festín sensual diario, no era feliz. Un día se acercó a una iglesia, le confesó su vida y su angustia a un sacerdote y éste le recomendó que se hiciera la prueba del SIDA. En quince días supo que era seropositivo. Desesperado, corrió hasta una Iglesia y, de rodillas ante un crucifijo enorme, para estupor de los presentes, le gritaba una y otra vez: “¿para qué vivir, luchar o soñar? Estoy enfermo y pronto moriré”.
La idea del suicidio se fue apoderando de él y, una vez en su casa, cuando enfrentó la decisión de ponerle fin a todo, escuchó la voz de Jesús en su corazón que le decía: “hay mucho por lo que vivir, mucho que disfrutar, tengo grandes y maravillosas cosas reservadas para ti”.
Gracias a esa experiencia, empezó a retirarse del ambiente gay y se acercó a los grupos cristianos de renovación carismática, donde acabó predicando en retiros y campamentos de crecimiento espiritual sobre su experiencia con el SIDA. Cuando se supo que era homosexual, muchos le rechazaron.
Este repudio de la comunidad cristiana, provocó en Rubén una crisis de fe importante: “¿de qué me sirve entregarme a ti, Señor, si todos me rechazan en tu Iglesia?”. Se alejó de la comunidad cristiana y de nuevo quiso morir.
En el momento de mayor desesperación, volvió a escuchar la voz de Jesús en su corazón: “mi pequeño, ellos son lo que te juzgan y condenan. Yo no. Yo te quiero, voy en una cruz porque te amo.” Tomar conciencia del amor incondicional de Dios y de la posibilidad de ser instrumento de su amor y salvación, dio un nuevo sentido a la vida de Rubén. Actualmente vive su condición homosexual en castidad como miembro activo de Courage Latino, reconoce seguir luchando con su homosexualidad día a día y afirma no consumir pornografía desde hace ya siete años.

Courage Internacional fue fundado en 1980 por el Padre John Harvey en la archidiócesis de Nueva York.
Es un apostolado de la Iglesia Católica para brindar atención espiritual a las personas que viven una condición de atracción al mismo sexo (AMS) y que buscan vivir en castidad mientras encuentran un sentido a su vida. Esta organización está reconocida por el Pontificio Consejo para la Familia de la Santa Sede.
Courge Latino fue fundado en el año 2002 por el P. Buenaventura Wainwright, sacerdote benedictino de la diócesis de Cuernavaca, es el brazo hispano de Courage International y goza del reconocimiento de la Conferencia Episcopal Mexicana

 

Festividad de Santo Domingo de la Calzada (“el Santo abuelito”)

Hoy, festividad de Santo Domingo de la Calzada, no podíamos dejar pasar la ocasión de incluirlo aunque fuera de manera repetida año tras año, entre los santos del día de hoy, resaltándolo pues en el día de su festividad.

Santo Domingo

Santo Domingo de la Calzada.

Nació en la primera mitad del siglo XI, en la pequeña población de Viloria, en la región de Cantabria y no lejos de La Calzada.

Las primeras noticias de que disponemos sitúan al joven Domingo –en torno al año 1050– pidiendo una plaza en el monasterio de Valvanera, en la Rioja, por Nájera; no se le llegó a admitir. El pobre hombre lo volvió a intentar en otro monasterio; tampoco en el de San Millán de la Cogolla lo quisieron recibir aquellos buenos monjes. Quizá las razones que llevaron a los respectivos abades al negarle un puesto no fueron arbitrarias; posiblemente supusieron que aquel fuerte ejemplar humano solo intentaba escapar del trabajo del campo, o que buscaba solucionar su vida poniéndose al abrigo de los muros del monasterio, como parece ser que intentaban hacer una nube de mendigos; desde luego, no lo tenía fácil a la vista de su paupérrimo ajuar, de su indumentaria; no le ayudaba su majestuoso analfabetismo y, además, no llevaba aval de ningún tipo… bien parecía que se venían abajo de modo irremediable sus ansias de entrega completa a Dios.

Le quedó un último recurso. Por aquellos andurriales se conocía la existencia de un solitario; lo buscó, lo encontró, habló con él y lo dejó tan boquiabierto cuando conoció sus buenas disposiciones, que no solo lo admitió en su compañía, sino que le cedió su propia cabaña, y se prestó a instruirle en los usos y costumbres de la vida de anacoreta.

Ya preparado para la vida solitaria, se marchó a Bureba donde construyó su propia cabaña. Pasó allí cinco años, entre oraciones y penitencias, cultivando la tierra de los alrededores para alimentarse.

A la región llegó el obispo Gregorio de Ostia, predicando el Evangelio; Domingo se le enganchó como «paje para todo», llevado por su deseo de instrucción y perfección. Cuando muere el santo obispo, retorna a Bureba, pero con nuevos ideales y más amplios horizontes: ahora pretende dedicarse a proporcionar un apoyo a los numerosos peregrinos hacia Santiago para venerar los reliquias del Apóstol. El lugar es tránsito obligado, hacen falta sitios para descanso en la fatiga, que sirva también para defensa de los muchos peligros, y para curar a los enfermos. Eso lo entendió como un postulado de la caridad.

Sin abandonar la oración ni la penitencia, se puso mano a la obra como peón, constructor y organizador al tiempo que, con una actividad increíble, atendía a los pobres y desamparados en un alarde de caridad, protegido por los reyes Alfonso VI y VII. Hacía falta roturar campos, nivelar terraplenes, plantar árboles, levantar un hospital, hacer refugios, poner en buen estado una antigua calzada romana, levantar un puente sobre el río Oja y oratorios que se fueron haciendo insuficientes y terminaron en una iglesia dedicada al Salvador, que a su vez se convertirá en catedral en el 1180, sede del obispo de Calahorra, donde se conservan sus restos. Claro está que aquello suscita un inevitable movimiento de gente; cada proyecto pide más mano de obra y así, sin pretenderlo demasiado, va formándose un núcleo de población que será el comienzo de Santo Domingo de la Calzada actual.

Murió el 12 de mayo de 1109, después de haber servido a multitud de peregrinos como guía o médico, dando a todos consuelo y ayuda. Su figura ha quedado para la posteridad aureolada de gran fama y acompañada de la memoria de favores sin cuento, recogidos en la Vita que está escrita en un antiguo leccionario asturiano y reproducido íntegro en el Acta Sanctorum de los Bolandistas.

No podían faltar los imaginativos –y en este caso hispanos– aditamentos a su figura, que sirven para alegrarla y quizá humanizarla aún más, aunque escapen a la comprobación de la historia.

Dicen que cierto día pidió prestados a un paisano unos bueyes para arrastrar unos troncos; aquel hombre, que no tenía fe y quería reírse de Domingo, le puso como condición que fuera él mismo a recogerlos, pero pensando en ofrecerle unos toros bravos. ¿Sabes que trabajó con ellos toda la jornada como si de verdad fueran bueyes, y que se convirtió aquel desaprensivo campesino?

El más notable de los hechos prodigiosos –incorporado a la iconografía del santo– se cuenta que sucedió con una familia que peregrinaba a Santiago. El relato afirma que se trataba de un matrimonio con su hijo joven. La criada de la posada donde pernoctaban intentó provocar al mozo y obtuvo de él una rotunda negativa. Desairada, puso una copa en las alforjas del chico para tramar su venganza, acusándolo de ladrón. El joven terminó en la horca. A la vuelta de Compostela, los desconsolados padres encontraron vivo al ahorcado, por la intervención de Domingo. Buscaron al juez que era ateo y se disponía a comer, teniendo sobre la mesa una gallina y un gallo. Conocedor del asunto, solo pudo decir que «tan muerto está como estos dos animales». Pero resultó que, a la vista de todos, inmediatamente saltaron ¡vivos! la gallina y el gallo que hasta el momento estaban aderezados.

Por eso se pinta a Domingo con gallo, gallina, una horca y, al lado, la soga.

Dejamos el enlace con la historia completa de este santo riojano.

http://logronopasion.com/portal/santo-domingo-de-la-calzada/

Homosexualidad (V): LOBBY GAY

(HOMOSEXUALIDAD – V)

El Papa NO ha retirado la invitación que la Iglesia hace – también a estas personas – para vivir en castidad. Cuando dijo aquello de “si una persona es gay, y busca al Señor, y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para criticarlo?” (Francisco, a los periodistas en el avión de regreso a Roma tras la JMJ Brasil 2013), en realidad, nos recordaba que Dios es el único capaz de juzgar el corazón del hombre sin riesgo de condenar a inocentes.

Fiesta del orgullo gay, Madrid 2013

Fiesta del orgullo gay, Madrid 2013

Justo antes de pronunciar esas palabras había dicho: “se debe distinguir entre el hecho de ser gay y el hecho de hacer lobby, porque ningún lobby es bueno” (Ib).
La actividad lobista consiste en negociar y presionar (“convencer” le dicen ellos) para conseguir que se aprueben leyes favorables a una agrupación concreta – casi siempre de empresas -, y que no se aprueben o se modifiquen las que le perjudican.
Si consideramos el tráfico de capital e influencias al que da lugar esta actividad (corrupción a la postre), los eufemismos, medias verdades y falsedades reiteradas que se difunden para enmascarar ciertas realidades, la voracidad de los intereses particulares que mueven los hilos del lobby, la opacidad pretendida y su consigna de que “cualquier medio es bueno si sirve a la consecución de mi objetivo”, resulta evidente que casi todos los lobbies (por no decir todos) son perversos.
En concreto, la acción del lobby gay no da respuesta a los anhelos profundos de los homosexuales (identidad, proyecto de vida, etc.). Los debates televisivos que promueve, las fiestas del orgullo gay, la erotización de la publicidad en general, las campañas anticonceptivas, la iniciación precoz de los jóvenes en la sexualidad, las reivindicaciones relativas al cambio de sexo, el matrimonio o la adopción, sirven en realidad al interés del poder político y de ciertas empresas.
La inmensa mayoría de los homosexuales no quiere adoptar. Tampoco quieren comprometerse a vivir la fidelidad, en exclusiva, con su pareja. De hecho, aunque algunas parejas con este perfil (escasas) conviven desde hace más de 20 años, en llegando el fin de semana se arreglan y salen a divertirse buscando relaciones sexuales por separado.
Este lobby recurre al relativismo ideológico y moral para hacerse un hueco en la opinión pública (mi idea es tan válida como la tuya), logra fundamentar sus derechos apelando tanto a la condición homosexual (hoy aplaudida), como en la libertad sexual absoluta (verdadera quimera), y se empeña en presentar a la Iglesia Católica como contraria a los homosexuales, lo que provoca que muchos artistas gays, produzcan obras que caen directamente en la blasfemia, y que buena parte de la comunidad homosexual incurra continuamente en la provocación agresiva.
En contraposición a esta forma de proceder, Dios invita a afrontar la realidad con honestidad (¿de qué sirve engañarse?). Siguiendo esta enseñanza divina, la Iglesia Católica nunca ha dicho que las personas homosexuales sean pecadoras por ser homosexuales; diferencia claramente entre el ser y el hacer, lo que equivale a reconocer la existencia de la libertad humana; mantiene imperecedera su invitación a buscar la verdad; combate la ignorancia y la injusticia sin promover la lucha de sexos ni de ningún otro tipo; fomenta una moral social basada en valores fundamentales y – cosa realmente esperanzadora – admite muchos caminos hacia la santidad, muchas vocaciones.

Palabras de una mujer que revolucionó las redes sociales el año pasado, cuando contó, en los blogs de CatholicsSistas.com, su testimonio de “lesbiana, casta pero no célibe, con marido e hijos y felizmente católica”: La homosexualidad es una patología compleja que tiene causas biológicas (1) psicológicas y espirituales. Sólo Dios sabe cuánto, por qué y cómo una persona experimenta atracción por el mismo sexo (AMS)”
“Es difícil encontrar hoy una persona que no esté herida en un aspecto u otro de su sexualidad. Pero para curarnos, primero hemos de admitir que estamos enfermos. La mayoría, incluso entre católicos, no quiere admitir que la AMS es un desorden. En el pasado, los que sufrían esta aflicción eran víctimas de prejuicios y violencia. Ahora nuestros pecados se aplauden como si fueran una expresión de nuestro yo más auténtico. Pocos saben ofrecer la verdad con amor, como Jesús hacía. (Religión En Libertad, 17 de abril de 2012)

(1) – No está demostrada ni la predeterminación biológica, ni la existencia del gen gay.