DE LOS TUYOS, SEÑOR

Saltando con pasión y con gozo
para anunciar el Evangelio.
Hoy, Señor, contigo y por Ti
desciendo el Jordán de mi propio Bautismo
¡Necesito tanto de tu Gracia y de tu poder!
¡Deseo tanto tu Espíritu y tu fuerza!
Hoy contigo y por Ti, Señor
salto de la cuna de mi comodidad
a los caminos que llevan paz al mundo
Hoy contigo y por Ti, Señor
dejo el aliento del buey y de la mula
para ser soplo que infunda valor y esperanza
ilusión y optimismo a una tierra perdida
Hoy contigo y por Ti, Señor
quiero decir que Tú eres la Salvación
que, la mano de Dios, te acompaña
que, el dedo del Padre, te señala
que, el río Bautismal,
nos convierte en voceros de tu amor y de tu gracia

DE LOS TUYOS, SEÑOR

¡Sí! ¡De los tuyos yo quiero siempre ser!
Y recordando que, si no hablo de ti,
nunca podré decir que estoy en Ti

DE LOS TUYOS, SEÑOR

Que para eso he nacido en las aguas del Bautismo
para ser heraldo y profeta
para ponerme a tu servicio y en tu senda
para no olvidar que, no hay mayor gozo,
que servirte, amarte y pregonarte con generosidad

¡DE LOS TUYOS, SEÑOR!
¡PARA SIEMPRE!

D. Javier Leoz Ventura

Párroco de San Lorenzo (Pamplona)

 

Adornos navideños

¿Qué fecha es la idónea para quitar el nacimiento, árbol de navidad y resto de los diferentes adornos de navidad?

Cada año empezamos antes con los adornos ¿navideños? en las calles de nuestras ciudades, en los comercios, en nuestras casas y hogares, cayendo en la falsa navidad llena de espíritu consumista y profano. Gasto y derroche para una sociedad más bien inconformista a pesar de la opulencia y abundancia de todo tipo en la que nos encontramos asentados, incluso sin ser conscientes de ello.

 

Cenas de empresas, de amigos, de familiares, adquisición de todo tipo de regalos y cuanto más caros, mejor… llenan estos días marcados en el calendario en el mes de diciembre a los que mal llamamos navidad y que realmente, para nada, celebramos o festejamos el NACIMIENTO o NATIVIDAD del Señor. Todo lo que celebramos y festejamos, lo hacemos SIN ÉL, precisamente lo hacemos sin la persona protagonista de estas fechas, de JESÚS.

 

Cuando van concluyendo los diferentes días de fiesta en la Navidad, muchas personas van pensando en retirar los adornos. Conozco de casos que desde el 25 de diciembre, solamente piensan en quitar el nacimiento y el árbol de navidad, y por el contrario, otras deciden quitarlas pasado el 6 de enero, día de los Reyes Magos o Epifanía del Señor.

 

Para dar por finalizada ESTA cada vez más FIESTA PAGANA y a pesar que no haber una fecha establecida para poder retirar los adornos navideños, la mayoría coinciden que la principal fecha para poder retirarlos, es con la llegada de los Reyes Magos, sin embargo, otros manifiestan que la fecha indicada es el día del Bautismo de Jesús, fecha que varía según el calendario de cada año, es decir, en algunos casos puede ser 7 de enero o como en este 2019 que es hoy 13 de enero, cuando celebremos esta solemnidad. Hay incluso quienes deciden quitarlo a partir del día de la Candelaria, que se celebra el 2 de febrero, día de la Presentación del Señor.

 

No, no hay una fecha establecida, para poder quitar nuestros adornos navideños, ¿Pero por qué tanta prisa por retirar los símbolos y adornos cuando los hemos tenido hasta 20 días antes de su inicio? Como dice el refrán (sabiduría popular “Hasta San Antón, Pascuas son”. ¿No sería más sensato, coherente, incluso correcto, empezar la navidad en las fechas más próximas al día 24 de diciembre y finalizarla como decimos en las fechas indicadas? ¿Incluso resaltar y dejar de continuo, solamente el Misterio del Nacimiento con Jesús, María y José, en algún rincón principal de nuestros domicilios, para recordarnos y aprender, seamos creyentes practicantes o no, de la humildad, del amor y de la entrega por parte de las personas allí representadas?

 

Pensarlo… Yo, no quito mi “NIÑO JESUS” de mi ventana, hasta su bautizo, y de allí de nuevo a mi corazón.

 

Niño Jesús