AFERRADOS A LA ESPERANZA (Hijos de un divorcio V)

Si uno lo piensa, los adultos en fase de separación matrimonial se desahogan pronunciando monólogos interminables frente al hermano, amigo o pariente que les resulta más accesible. Todos hemos escuchado alguno. Pero los niños y adolescentes (hijos de esos adultos) no hablan con nadie sobre lo que sienten porque: 1º- no entienden el problema (todos evitan explicárselo), 2º- no saben identificar sus emociones y temores, 3º- no son capaces de verbalizar sus pensamientos; como mucho anuncian eso de: “mis padres se separan”. Es dramático comprobar, otra vez, cómo los más inocentes son los que casi nadie oye. ¿Cómo gritar si…

Ver más AFERRADOS A LA ESPERANZA (Hijos de un divorcio V)

RETO INELUDIBLE Y EMOCIONANTE (Hijos de un divorcio IV)

Si un herido pierde sangre – supongamos que poca pero de forma constante -, tapar el corte sin detener la hemorragia no lo sanará. Sobre todo cuando un sádico empeñado en matarlo poco a poco le hace cortes nuevos cada noche que, como el primero, no dejarán de sangrar. Cuando una familia acaba rota, firmar un convenio regulador que permita pasar “de jaque mate a tablas” es la venda que tapa la herida sin detener la hemorragia. Admitir el divorcio como expresión de libertad personal es generalizar la licencia para romper familias sin penalizacion alguna, es abrirle la puerta al…

Ver más RETO INELUDIBLE Y EMOCIONANTE (Hijos de un divorcio IV)

SIN RENUNCIAR AL AMOR (Hijos de un divorcio III)

No es exagerado decir que la violencia es connatural al divorcio. Violencia doméstica no es sólo pegar habitualmente, o matar a tu esposa/o, a tu hijo o a tus padres. Tambien es violencia familiar hacerles sentir que nunca los quisiste, que siempre fueron un impedimento en el desarrollo de tus proyectos personales. Violencia familiar es ejercer en casa un autoritarismo arbitrario que se acompaña con gritos frecuentes; es anteponer tu comodidad a sus necesidades; es utilizar a tu esposa como si se tratara de tu sierva o criticar a tu esposo sin tregua y, desde luego, medie o no sentencia…

Ver más SIN RENUNCIAR AL AMOR (Hijos de un divorcio III)

TIRANÍA DE LA RAZÓN (Hijos de un divorcio II)

Lamentando la espera, os escribo la seguna, tercera, cuarta y quienta parte del último tema iniciado el pasado mes me marzo, y que titulé «Hijos de un divorcio». Como siempre, espero que os ayude a entender y volorar los bienes que tenemos, en este caso la indisulubidad del matrimonio. Es revelador constatar cuántos abusos, a veces salvajes, se han acreditado, alegando “razones razonables”. Estamos acostumbrados a que nos hablen del divorcio como de una opción perfectamente válida. Mil razones justifican esta posición. La gente guapa, rica y famosa tiene a sus espaldas dos, tres, y hasta siete divorcios. Todos tenían…

Ver más TIRANÍA DE LA RAZÓN (Hijos de un divorcio II)

HIJOS DE UN DIVORCIO (I)

   Un día de la semana pasada, estaba yo realmente cansada y decidí sentarme en el sofa a ver la televisión. Encontré una película en la que un hombre formulaba una promesa – a modo de voto – ante su ex mujer. La escena transcurria frente al mar, la hija de ambos ocupaba el lugar del celebrante durante una boda, y la segunda esposa del protagonista – cámara en mano – hacía las veces de reprotera gráfica. Aquel hombre decía: “porque eres la madre de mi hija, te quiero y siempre serás muy importante en mi vida”. La ex esposa…

Ver más HIJOS DE UN DIVORCIO (I)

Homosexualidad (VIII): RESPONSABLES DE NUESTROS ACTOS

(HOMOSEXUALIDAD – VIII)    Confío en haberles dado las pistas suficientes para salir de la confusión que algunos siembran en torno a la homosexualidad. Los que fomentan el caos moral y encubren la verdad en este aspecto, saben que la falta de certezas paraliza la acción de la gente buena. No se dejen manipular.    Por mi parte, concluyo mi aportación al tema presentándoles a un joven francés, Philippe Ariño. Tiene treinta y cuatro años, su padre español, se crió en Francia en el seno de una familia católica junto a otros cuatro hermanos, uno de los cuales es su…

Ver más Homosexualidad (VIII): RESPONSABLES DE NUESTROS ACTOS