«Pues brilláis en Valvanera como Sol de esta región»

Peregrinación (suspendida) Diocesana al Monasterio de Valvanera

Un cordial saludo ante todo y el deseo de que el Señor nos infunda nuevo ardor misionero al inicio de este nuevo curso pastoral.

Como todos los años, celebraremos la solemnidad de nuestra Patrona, la Virgen de Valvanera y durante la Eucaristía se hará la presentación oficial del Plan Diocesano de Pastoral para este próximo curso 2020-2021 cuarto año de la Misión, bajo el lema “La fe en la calle”, e invocaremos a la Madre de todos los riojanos para que nos aliente en esta nueva etapa que vamos a emprender.

Este año y en cumplimiento de las medidas de prevención por la ya triste conocida pandemia que impiden todo tipo de celebraciones con aglomeración de personas, se ha suspendido la tradicional peregrinación diocesana al Monasterio de Valvanera.

Nuestro Obispo Diocesano, Monseñor D. Carlos Escribano Subías, junto a la comunidad de monjes del Verbo Encarnado, los componentes del Ilustrísimo Capítulo de Caballeros de Valvanera, Arciprestes y una representación de sacerdotes y fieles de la Diócesis, celebrarán la Eucaristía de la solemnidad de la Virgen de Valvanera, este 13 de septiembre de 2020, a las 12,00 h. en la Iglesia del Monasterio.

Invitamos a todos los sacerdotes, vida consagrada y fieles a celebrar la fiesta de nuestra Patrona, participando en las Eucaristías que este mismo domingo se celebrarán en todas las parroquias y centros de culto de la Diócesis, en las que rezaremos de forma especial por los fallecidos, enfermos y afectados a causa de la pandemia.

 

(Publicado en Pueblo de Dios 03/09/2017 por D. Justo García Turza)

Siguiendo una tradición maravillosa y entrañable, el domingo más próximo al 8 de Septiembre (Festividad de la Natividad de la Santísima Virgen María),  subimos en peregrinación a Valvanera a saludar a la Virgen, a mandarle un beso y a vivir una jornada festiva de unidad con todos los diocesanos en torno a nuestro Obispo. Don Carlos, al igual que se viene haciendo estos últimos años, pondrá en el regazo de la Señora el Plan Diocesano de Pastoral, para que Ella interceda ante su Hijo y nos ayude a hacer lo que Él nos diga, como en las bodas de Caná. Por lo demás, y con toda seguridad, pasaremos un día estupendo de convivencia en torno al monasterio.

He de confesar que ya desde niño me conmovían todas las expresiones de afecto filial que dirigíamos a la Virgen de Valvanera, sobre todo cuando subíamos en romería – allá por el mes de mayo – desde Matute, y más tarde desde el Seminario. Llamábamos a María “Serranilla graciosa”, invocación a la que uníamos otras no menos cariñosas como “Madre amorosa, bien de esta tierra, prenda querida”. ¿Puede haber un piropo dirigido a María más hermoso que llamarla “Serranilla graciosa”? Con toda seguridad que no lo hay.

Pocos riojanos habrá que no conozcan bien, detalladamente bien, el origen de nuestra devoción a María de Valvanera. Cómo el ladrón y asesino Nuño Oñez, oyendo el rezo de quien iba a ser su víctima inmediata, se arrepintió de sus crímenes, encomendándose a María para cambiar radicalmente de vida. Un día, durante su oración, recibió la visita de un ángel que le indicó que fuera a Valvanera en busca de un roble de cuyo pie brotaba una fuente y que contenía varios enjambres de abejas, en el que encontraría una imagen de la Virgen. Acompañado de Domingo, sacerdote, encontró la imagen y en el lugar edificaron lo que serían los inicios del monasterio de Valvanera, allá por los últimos años del siglo IX.

Así empezó todo. Hoy, la invocación a María como Reina y Señora de Valvanera está extendida por todo el mundo. Acudamos el domingo a venerarla como riojanos, como hijos predilectos de tan estupenda Madre.

13 SEPTIEMBRE 2020: FESTIVIDAD DE NUESTRA SEÑORA LA VIRGEN DE VALVANERA, PATRONA DE LA RIOJA

Valvanera, esto es, Valle de las Venas. “Vallis venaria”. Por las venas de alabastro, cobre y aun de plata que hay en el lugar. Y Valvanera se llama en La Rioja: el santuario, el valle, el río, el monasterio, la hospedería y la Virgen.

En la sierra de la Demanda, bajo el gran San Lorenzo, en los montes Distercios. Y en ese abanico de montañas que forman el entorno de Valvanera: Ocijo, Umbría, Mori, El Escorial, en la falda del Mori a mil metros de altura, está el santuario y la Virgen de Valvanera. A poco más de 60 kilómetros de Logroño. En pleno corazón macizo de la sierra.

La “Serranilla” se le llama cariñosamente y más popularmente: “El Sol de La Rioja”.

LA HISTORIA

La aparición de la imagen está relatada en la «Historia Latina», escrita en 1419 por Rodrigo de Castroviejo, Abad de Valvanera, como traducción de un texto en latín del siglo XIII escrito probablemente por Gonzalo de Berceo.

La historia empieza a hablar con documentos y escritos, casi coincidiendo con la primera escritura del castellano, poco después. Un milenio, más o menos.

La leyenda la quiere llevar a los primeros orígenes del cristianismo, a las manos del mismo San Lucas, el evangelista de la Virgen y que la Virgen de Valvanera fue traída a la Sierra de Cameros desde Oriente por dos de los discípulos de San Pablo: San Onésimo y San Geroteo, construyendo en este lugar un humilde santuario.

Durante la época visigoda fue escondida junto a otras reliquias en el hueco de un árbol que, milagrosamente, se cerró

Pero el corazón y el amor deben entrar por el cauce del rigor, del documento, aun respetando tradiciones de siglos. Y de esto solo podemos hablar desde el siglo X, aunque se remontan a épocas anteriores, al hablar de Valvanera.

De esta Virgen, la Venerable Madre María de Ágreda dijo: “que en el don de convertir a los pecadores, ninguna hay tan singular como la de Valvanera”.

NUÑO OÑEZ

La conversión de Nuño Vidriera en el camarín de la Virgen

Nuño Oñez, natural de Montenegro de Cameros, bandido y ladrón, llega hasta Anguiano. Tiene ahora fácil la presa. Un labrador que va a empezar la tarea por la mañana. Y antes, cae de rodillas y reza. Más fácil la presa para robarle, imposible. Allá va Nuño puñal en mano.

Y de pronto…una luz. La mano tiembla, el puñal cae. Y rompe en lágrimas. Y cae de rodillas ante el labrador. Y le cuenta el crimen que tramaba. Y el labrador que perdona. No podían ser sino del cielo esas lágrimas y el dolor. “Fue el primer milagro de la Virgen de Valvanera”, rezan las crónicas.

Y Nuño quiere borrar ese mal y mucho más que había hecho. No se irá de Anguiano. Se subirá a una cueva: Trónvalos (Trium vallium), “Tres valles” y allí llora su pecado. Y todos pueden ver que el ladrón y el asesino es ahora un hombre de paz que reza y pide perdón a sus hermanos. “Los labradores venían a ver el ejemplo en aquel hombre del cielo”.

También viene un sacerdote de Brieva, Domingo, bueno él, y que también quiere ser anacoreta y vivir con el bandido santo. Y en Trónvalos siguen los dos ermitaños.

Ya está Nuño limpio de verdad. El amor y la Señora han hecho el milagro. Y sigue siendo el elegido del Señor. Y ahora siguen las crónicas con una página de emoción, que solo puede ser leída con el corazón.

 

Anuncio del ángel para rescatar la imagen de la Virgen

 

“Un ángel habló interiormente a Nuño y le dijo: “Deja estos peñascos, deja esa cueva y vete al Valle de las Venas. Hallarás un gran roble, que supera en elevación a todos los demás árboles. A su pies una fuente. Dentro del árbol, multitud de abejas que labran sus panales”.

Eran las tres señales: el roble, la fuente y las abejas. Contó Nuño el sueño a Domingo. Y se van en busca de la Señora. Diez kilómetros por la espesura. Saltan matas, suben montes, abren bosques. Allí está el “Prado del Arbejal”. Y allí el roble corpulento. Y allí la fuente y unas abejas que ríen su risa de oro. Y allí, la Señora, la Reina. Y caen de rodillas y rezan, rezan mientras las lágrimas resbalan por sus rostros.

Nuño y Domingo encuentran la Imagen

 

Nuño y Domingo construyen una pequeña ermita para la Virgen y con ella viven de ermitaños venerando, rezando y propagando el hallazgo de la imagen. Se cuenta que Nuño, al final de sus días, queriendo más soledad y penitencia se retiró a la cueva denominada del “Alambre”, junto al río Valvanera. Nadie sabía dónde estaba. Al morir, las campanas de la ermita tocaron solas anunciando su muerte. Sus compañeros hallaron su cuerpo y lo enterraron junto a la Virgen en su ermita.

A Nuño y Domingo se les unieron otros ermitaños hasta que pasado un tiempo se hicieron cargo los monjes de San Benito que han vivido en el monasterio de Valvanera hasta hace pocos años, quienes han sido sustituidos por otros monjes, miembros del Instituto del Verbo Encarnado (IVE).

 

LA ANDADURA DE LA RIOJA

Y allí suben reyes y villanos, pobres y ricos, miles de peregrinos a contarle sus penas y sus alegrías. Diez siglos de corazonada, caminando y subiendo. Eso es Valvanera.

Se sabe la visita de todos los reyes de Navarra con su corte en Nájera, a partir del siglo X. Don Sancho el Noble y su esposa doña Placencia, don Sancho el Mayor y don García. Y los reyes de Castilla: Alfonso VI, Alfonso el Sabio, Juan II.

Isabel la Católica “admirada de las proezas que se contaban de la Virgen del Roble, viene a visitarla”. Y bebe de la fuente santa y siente la protección de la Señora.

Y Felipe II que no puede subir hasta Valvanera y manda a la condesa de Chinchón que le baje el agua de la fuente santa, que bebió en el monasterio de La Estrella (San Asensio) Y dicen que le alivió del mal de gota que le atormentaba.

Y siguen reyes y nobles de La Rioja. Los Ramírez de Arellano, Mansos de Zúñiga, Aguilar, los Hurtado de Mendoza, los Ercillas, los Castros, los Leivas, los Fernández de Bobadilla. Una larga cadena hasta llegar a doña María de las Mercedes, condesa de Barcelona.

Se cuenta que también San Atanasio, en su destierro peregrino llegó hasta Valvanera.

Y de la abadía de Valvanera brotó un florón de santos y sabios. Muy larga la lista. Baste indicar que desde ese rincón escondido junto a la Madre han salido cuatro obispos. Y cuatro abades generales. Y entre los santos, Santo Domingo de la Calzada y Santo Domingo de Silos estuvieron por aquí.

EXTENSIÓN DEL CULTO Y DE LA IMAGEN DE VALVANERA

“Y en la Rioja es Reina y Sol, la Virgen de Valvanera”

 

El historiador Ortega y Munilla nos dice que la Virgen de Valvanera era la Santa María de la nave de Colón: la Santa María de Valvanera. Lo afirma el historiador apoyado en la devoción que la reina Isabel la Católica profesaba a la Virgen de Valvanera.

El pueblo riojano lo canta así en la jota popular:

“Fue en las naves de Colón
Capitana y Marinera.
Y en La Rioja es Reina y Sol
la Virgen de Valvanera”

No deja de ser sorprenden el antiguo florecer de la advocación de Valvanera en Hispanoamérica.

Los riojanos que tuvieron que salir en las diferentes oleadas de emigración que ha sufrido nuestra tierra buscaban un nexo común para mantener su identidad. Ese punto de unión era la Virgen de Valvanera.

 

EN ULTRAMAR

Por ese motivo fundamental, la advocación a la Virgen de Valvanera está presente en muchos lugares del mundo, la mayor parte de ellos localizados en países hispanos, a los que llegaron los emigrantes riojanos y donde constituyeron en torno a su imagen importantes cofradías.

En más de una treintena de localidades de Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, México, Perú, Puerto Rico y Venezuela .

Aunque es en México donde está más arraigada la devoción a la Virgen riojana. La Congregación de la Virgen de Valvanera en este país se remonta a 1730. El virreinato de este país había establecido cofradías naturales de la península, fundamentalmente del tercio norte: gallegos, asturianos, vascos y navarros habían llevado hasta tierras mexicanas las diferentes devociones de sus tierras de origen.

Hasta allí también llegó la imagen de la patrona de La Rioja y Los Cameros. Vinculada al templo del convento de San Francisco de la capital de México, una importante cofradía levantó su propio altar, «muy ricamente adornado», según cuentan las crónicas.

EN ESPAÑA

Muchos de estos lugares fueron antiguos prioratos dependientes de la abadía benedictina riojana. Es el caso de Fuentetoba. Este municipio de la provincia de Soria conserva todavía como titular de su parroquia a la Virgen de Valvanera.

Pero también la propagación de la imagen riojana se debe a la trashumancia. Los pastores que abandonaban la sierra de Cameros con sus rebaños portaron la devoción hasta Talavera de La Reina, en la provincia de Toledo. Quizás sea en Zafra, ya en Extremadura, donde esté más arraigada la presencia de la Virgen riojana. También en Badajoz, en La Haba, en Mérida y en Jerez de los Caballeros está muy presente la patrona riojana.

En Madrid, donde el Centro Riojano tiene un importante peso social, la imagen de Valvanera, además de presidir el edificio singular de la calle Serrano, cuenta con un monumental altar en la Iglesia de San Ginés.

El origen de ésta imagen, podemos situarlo en el contexto de la Reconquista

 

Nuestra Señora de Valvanera es el centro principal que atrae las miradas en el templo, es meta de toda romería y peregrinación. Los elementos que resaltan en esta magnífica talla son: la imagen de la Virgen, el Niño Jesús, la silla y la peana, todo elaborado en una sola pieza de madera.

El conjunto tiene una altura de 109 cm y una anchura de 40 cm. Un ornamento que acompaña es un roble que se ramifica y forma un arco cubriendo a la Virgen con el Niño.

No se conoce el autor ni la fecha en que pudo ser tallada esta imagen, probablemente sea una réplica de la original, descrita en la historia. A través del tiempo ha sido objeto de restauraciones cromáticas y adornadas con nuevos elementos. Por eso, se atiende a los detalles de la obra para estimar la antigüedad de la imagen.

El manto del Niño, de corte imperial y similar al de la Madre, era comúnmente utilizado en la realeza; la túnica de la Madre tiene amplísimas bocamangas, tal como las venían usando las reinas hispanas de aquellos siglos.

La Señora está sentada sobre una almohadilla que hace más confortable la silla »curul» o de tijera. En la Virgen destaca el vestuario que consiste en una larga túnica de color cobalto con mangas extremadamente anchas con bordes dorados. Sobre la túnica, un manto dorado con los bordes adornados en piedras, que cubre la espalda de la Virgen y los brazos hasta la muñeca.

De acuerdo con las características de la talla, la imagen de la Virgen de Valvanera es de estilo románico, siendo la más bella que existe de ésta época.

Su origen podemos situarlo en el contexto del renovado fervor mariano que tuvo lugar en nuestras tierras hispanas tras la Reconquista.

Es muy llamativa la postura del Niño Jesús. Es el Buen Pastor que se vuelve completamente en busca de los hombres extraviados por el pecado, mostrándonos la Buena Noticia, el Evangelio, y recordándonos que en la tarde de la vida nos examinará del amor.

EL MONASTERIO DE VALVANERA

Con la desamortización de todos los monasterios clausurados en España (1835), el de Valvanera queda abandonado y el 18 de diciembre de 1.839 la Imagen es trasladada a Brieva de Cameros.

En 1.883 los monjes benedictinos vuelven a Valvanera y poco después es trasladada la Imagen al monasterio. Entre los grandes impulsores de la restauración de Valvanera se encuentran el Hermano Tiburcio y el agustino, prior en aquellos años de San Millán y después obispo de Puerto Rico y Sigüenza, el igeano, fray Toribio Minguella Arnedo.

En octubre de 1.954, es coronada canónicamente la Virgen de Valvanera en el Espolón de Logroño delante de una gran muchedumbre de riojanos, siendo prior del monasterio el padre Plácido Gil.

El 23 de octubre de 1.965 fue declarada Patrona Principal Celestial de la Diócesis de Calahorra, La Calzada y Logroño

HIMNOS A LA VIRGEN DE VALVANERA

Interior de la Iglesia del Monasterio

ROSA DE LA MONTAÑA
-Con un beso en los labios, viene la Rioja entera a jurar de rodillas que su reina eres tú. Tuyas son nuestras almas y nuestros corazones Y por eso anhelamos rendirte los pendones y besar cual vasallos tu manto de tisú.

-Gloria a la Virgen pura, Reina de Valvanera. Gloria, la tierra entera repita sin cesar. Repitan las Montañas los cánticos de gozo En célico alborozo júbilo sin par.

-Tú eres nuestra esperanza, Tú eres nuestra dulzura. Para ti en la montaña, para ti en la llanura florece en los riojanos la rosa del amor. ¡Honor de nuestro pueblo, gloria de nuestra tierra, Amor de nuestros padres que un día allí en la sierra te vieron en el Roble vestida de esplendor!
Gloria …

-Trajiste a nuestros valles un resplandor de aurora Y desde entonces fuiste nuestra Reina y Señora sobre ese trono augusto que te erigió la fe. Nuestra bendita tierra fue para ti un sagrario Y el corazón riojano fue sólo un relicario, y tú eres la reliquia que se venera en él.
Gloria …

PUES BRILLAIS EN VALVANERA

PUES BRILLÁIS EN VALVANERA COMO SOL DE ESTA REGIÓN,
/MIRADNOS, MADRE AMOROSA, CON TIERNA PREDILECCIÓN

1.- Virgencita adorada de Valvanera; Serranilla graciosa, bien de esta tierra.

2.-Dios te salve, María Madre de gracia de La Rioja y Cameros reina adorada.

3.-De nuestros padres fuiste dulzura y vida; hoy, de nuestra esperanza prenda querida.

4.-Vuelve, Madre, a nosotros tus ojos bellos; que su luz hará dulce nuestro destierro.

5.- y en el Cielo por siempre danos contigo a Jesús, de tu vientre fruto bendito.

LOS CABALLEROS DE LA VIRGEN DE VALVANERA

El Ilustre Capítulo de los Caballeros de Nuestra Señora María de Valvanera

Nace con el objetivo de extender el culto a la Virgen de Valvanera y ayudar en la reconstrucción del monasterio benedictino y en las necesidades que en el devenir de los tiempos le surjan. También tiene como fin promover el estudio, investigación y divulgación de la historia del monasterio y de todo lo relacionado con su culto mariano.

Las primeras raíces habría que buscarlas en el siglo XI, con influencia de las órdenes de caballería. Esto explicaría su indumentaria: larga capa blanca con Cruz, cordón y birrete adornado de pluma azul y venera sobre el pecho.

La desamortización de Mendizábal hizo que el monasterio quedase en ruinas, por lo que el 22 de febrero de 1949 se constituyó el “Patronato pro Valvanera” con el fin de ayudar en la reconstrucción del monasterio.

En 1951 quedó instituido el Capítulo de Caballeros de Santa María de Valvanera según los estatutos redactados y aprobados para tal fin.

En la actualidad se rigen según los estatutos del 21 de Marzo de 1987. Es una asociación dotada de plena personalidad jurídica y es de carácter no clerical y apolítico. Su normativa está ajustada a la reciente ley de asociaciones.

Para ser miembro de esta asociación se requiere ser mayor de edad, con probada cristiandad y ser oriundo de La Rioja o haber dado especiales muestras de devoción a Nuestra Señora María de Valvanera.

Los 17 primeros capitulares fueron nombrados directamente por el Gran Prior el 27 de mayo de 1951 y los restantes debían ser presentados al Capítulo a propuesta de 2 caballeros.

Durante los primeros tiempos de la andadura del Capítulo, el Gran Prior era el correspondiente Obispo de la Diócesis de Calahorra, La Calzada y Logroño, y el Sub-Prior, el abad del Monasterio de Valvanera, que era, y es en la actualidad, el Capellán Mayor del Capítulo.

Actualmente, para el gobierno de la asociación existe la Asamblea General como órgano supremo, y hay una Junta Directiva como órgano de dirección permanente, también llamada Junta de Gobierno. El Abad o Prior copreside las reuniones a las que concurre.

Actualmente unos 50 miembros componen esta Asociación, y un centenar han formado hasta el momento parte de ella.

Las tres señales: el roble, las abejas y la fuente

LA PALABRA DE DIOS EN LA SOLEMNIDAD DE LA FESTIVIDAD DE SANTA MARIA DE VALVANERA

DOMINGO SIGUIENTE AL 8 DE SEPTIEMBRE, EN LA DÍOCESIS DE CALAHORRA Y LA CALZADA-LOGROÑO.

(ISAIAS 35, 1-7)  «HAN BROTADO AGUAS EN EL DESIERTO, TORRENTES EN LA ESTEPA»

Esto dice el Señor:

El desierto y el yermo se regocijarán, se alegrarán el páramo y la estepa, florecerá como flor de narciso, se alegrará con gozo y alegría. Tiene la gloria del Líbano, la belleza del Carmelo y del Sarión.

Ellos verán la gloria del Señor, la belleza de nuestro Dios. Fortaleced las manos débiles, robusteced las rodillas vacilantes, decid a los cobardes de corazón: sed fuertes, no temáis.

Mirad a vuestro Dios, que trae el desquite; viene en persona, resarcirá y os salvará.

Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán, saltará como un ciervo el cojo, la lengua del mudo cantará.

Porque han brotado aguas en el desierto, torrentes en la estepa; el páramo será un estanque; lo reseco, un manantial.

 

(SALMO 121) ¡QUÉ ALEGRÍA CUANDO ME DIJERON: ¡VAMOS A LA CASA DEL SEÑOR!

 

(GÁLATAS 4,4-7) «ENVIO DIOS A SU HIJO, NACIDO DE MUJER»

“Hermanos:

– Cuando se cumplió el tiempo, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley, para que recibiéramos el ser hijos por adopción. Como sois hijos, Dios envió a vuestros corazones el Espíritu de su Hijo que clama: ¡Abba! (Padre).

Así que ya no eres esclavo, sino hijo; y si eres hijo, eres también heredero por voluntad de Dios”.

(EVANGELIO SEGÚN SAN JUAN 2,1-11) LAS BODAS DE CANA

En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea y la Madre de Jesús estaba allí; Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino y la Madre de Jesús le dijo:

– «No les queda vino».
Jesús le contestó:
– «Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora.»
Su madre dijo a los sirvientes:
– «Haced lo que él diga.»
Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una.

Jesús les dijo:
– «Llenad las tinajas de agua».
Y las llenaron hasta arriba.
Entonces les mandó:
– «Sacad ahora, y llevádsela al mayordomo»
Ellos se lo llevaron.

El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (los sirvientes sí lo sabían, pues habían sacado el agua) y entonces llamó al novio y le dijo:
– «Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú en cambio has guardado el vino bueno hasta ahora».

Así en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria y creció la fe de sus discípulos en él.

PALABRA DEL SEÑOR.

LA FIESTA DE LA VIRGEN

Prácticamente llena todo el mes de septiembre en escenarios distintos.

-El primer domingo de septiembre recibe el homenaje de las casas regionales en La Rioja.

-El domingo después de la Natividad se celebra su fiesta litúrgica en todas las parroquias de la Diócesis y en especial en el monasterio con la presencia del Obispo diocesano , autoridades regionales y el pueblo peregrino. Por la tarde se reza el rosario y se entrega el Plan Diocesano del nuevo curso pastoral.

-El día 21, fiesta de San Mateo, se le ofrece el primer mosto con uvas traídas de todas las comarcas de la Rioja en el paseo del Espolón. Las uvas son pisadas en un lagar improvisado en danza ritual de pie desnudo. El obispo lo bendice y el presidente de La Rioja se lo ofrece a la Virgen.

-El domingo siguiente, cerrando septiembre se hace la ofrenda floral en la parroquia de Valvanera de Logroño.

-Al cerrarse abril y abrirse mayo se sube a pie en la “Valvanerada” que comenzó por el año 1977 organizada por la Asociación de Donantes de Sangre. Recientemente la Valvanerada, se ha convertido en “Valvanera Camina” y está organizada por el monasterio.

-Muchos pueblos realizan en el año su romería al santuario.

LOS NUEVOS MONJES DE VALVANERA

Andrea Versaneti, Agustín María Prado y Cristóbal Armijo

Pertenecen al Instituto del Verbo Encarnado y se hicieron cargo de Valvanera desde el último trimestre de 2017. Los Benedictinos han sido los encargados de Valvanera por más de mil años. El Priorato de Valvanera dependiénte de la Abadía de Montserrat, ha donado a la Diócesis de Calahorra y La Calzada-Logroño, el Monasterio que era de su propiedad.

  • Texto y fotografias aportadas por D. Victor Jadraque, Párroco de Alberite (La Rioja), Logroño Pasión y otros.

ORACIÓN A LA VIRGEN DE VALVANERA

Virgen de Valvanera,

hija amada del Padre,

Madre del Señor Jesús,

templo del Espíritu Santo

Y Madre de todos los riojanos.

Al celebrar con alegría la presencia

de tu bendita imagen en nuestra tierra riojana,

te alabamos y de damos gracias

por ser regalo de Dios para nuestro pueblo,

por peregrinar con nosotros mostrándonos a Jesús,

por animar siempre a la Iglesia

que, guiada por el Espíritu Santo,

quiere servir a su pueblo.

María de Valvanera, mujer creyente,

fortalécenos en la fe;

Maestra de esperanza, enséñanos a vivir esperanzados;

Reina y Señora de la caridad,

muéstranos el sendero del amor,

del perdón y la reconciliación entre todos los hombres.

Acompáñanos en la oración,

enséñanos el camino de la conversión,

ayúdanos en el compromiso

y en el servicio a los hermanos,

especialmente a los que más sufren.

Contigo, primera discípula y misionera,

queremos seguir anunciando a Cristo

como el Camino, la Verdad y la Vida,

para que nuestro pueblo, en Él,

tenga vida abundante, verdadera y eterna.

Santa María, Virgen de Valvanera,

ruega por nosotros a Dios.

Amén.

PLEGARIA A LA VIRGEN DE VALVANERA

¡Oh Virgen de Valvanera,

Madre del verdadero Dios y Madre de la Iglesia!

Tú, Serranilla Graciosa,

que desde tu casa de los montes Distercios

manifiestas tu clemencia y tu compasión

a todos los que suben a solicitar tu amparo,

escucha la oración que en tu día de fiesta con filial confianza te dirigimos,

y preséntala ante tu Hijo Jesús, nuestro único Redentor,

a quién con cariño maternal sostienes en tu regazo.

Maestra del sacrificio escondido y silencioso

–como gustaba llamarte el venerado Papa Juan Pablo II -,

a ti que te muestras como la omnipotencia suplicante,

te consagramos nuestras vidas, nuestros trabajos,

nuestras alegrías, nuestras enfermedades y nuestros dolores.

Y, como no podía ser menos en este día de nuestra fiesta diocesana,

ponemos en tu maternal regazo a todas las familias de La Rioja,

a todos nuestros niños y jóvenes, a nuestros mayores:

dales tu fortaleza para que vivan la familia como verdadera comunión

de vida y cariño.

Madre del Amor Hermoso,

que las familias riojanas estén cada vez más unidas

como nos ha pedido el Papa Benedicto,

y sean con su ejemplo y su palabra

eficaces transmisoras de la fe en tu Hijo.

Te pedimos por la persona y las intenciones

de nuestro Obispo diocesano, Don Juan José,

para que apaciente con fortaleza

esta parcela del Pueblo de Dios en La Rioja,

con prudencia y dulzura,

en tu nombre siempre sublime.

Elevamos, Madre, una plegaria particular

por el Plan Diocesano de Pastoral

que hoy te ofrenda nuestro Pastor

para que llegue a ser un instrumento apostólico

que nos involucre a todos y del que todos nos beneficiemos.

Sol de La Rioja,

queremos ser totalmente tuyos.

Ayúdanos a recorrer el camino de nuestra vida

en una plena fidelidad a Jesucristo en su Iglesia.

¡Nunca, Madre, nos sueltes de tu mano!

Aviva en nosotros la fe, la esperanza y la llama de la caridad.

Fuente sellada de la Trinidad,

derrama sobre nosotros y sobre nuestras ciudades y pueblos

los raudales fecundos de tu bendición.

Tus labios, Madre, son panal de miel.

Fortalece nuestras flaquezas

y endulza nuestros dolores, sufrimientos y contrariedades.

Finalmente, Señora de Valvanera,

intercede por nosotros ante tu Hijo Divino

en el momento de nuestra muerte,

para que alcancemos la eterna salvación.

Amén.

P. Jesús Martínez de Toda, anterior Prior de Valvanera y recientemente fallecido.  (Pueblo de Dios, 10 de Septiembre de 2006)

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.