D. Juan José Omella Omella
D. Juan José Omella Omella

El obispo de la Diócesis riojana, D. Juan José Omella Omella, ha animado a todas las personas a donar la paga extraordinaria de Navidad a los más necesitados como consecuencia de la crisis económica y a continuar con la aportación del 10 por ciento de su sueldo, lo que ya propuso hace tres años.

Nuestro Obispo, en una carta sobre el compromiso ante la crisis económica, ha apelado a los sacerdotes, congregaciones, organismos religiosos, colegios católicos, parroquias, parroquias, movimientos y grupos apostólicos y a los hombres y mujeres de buena voluntad, a todos, para que donen su paga extraordinaria del mes de diciembre.

D. Juan José Omella Omella, obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, para paliar el efecto de la crisis, ya impulsó en 2009, el «Fondo Crisis» o «Fondo de Solidaridad», en su empeño por atender a los más necesitados.

El objetivo de este fondo, que ya ha recaudado 292.950 euros y ha atendido a 155 familias sin recursos alguno, es dar subsidios, ayudas y crear becas de trabajo, en la Fundación Cáritas Chavicar o de otra manera, para parados sin ningún tipo de ayuda y sin ningún ingreso familiar. Este fondo se nutre de aportaciones especiales de los sacerdotes con la entrega del 10 por ciento del sueldo durante un año o una paga extraordinaria, así como de otras procedentes de congregaciones y organismos religiosos, colegios católicos, parroquias, movimientos y grupos apostólicos y de donativos expresos de los fieles para este fin.

También ha invitado a revisar los gastos ordinarios y extraordinarios en estas fechas, tanto en organismos oficiales, casas particulares y de las instituciones eclesiales desde una óptica de mayor austeridad  y sentido solidario.

Año tras año, y ya van tres, ha repetido esta petición de ayuda ante la delicada situación de muchas personas, ya que la situación ha empeorado para muchos ciudadanos por el aumento del paro.

«No se puede esconder la cabeza frente a lo que está ocurriendo ni, mucho menos, mirar para otro lado frente al sufrimiento de tantas personas», ha precisado nuestro Sr, Obispo, quien cree que cada uno debe ejercitar la solidaridad dentro de sus posibilidades con quienes sufren las consecuencias de la crisis.

Por ello, ha invitado a reaccionar ante esta situación y a tratar de ayudar con lo poco o lo mucho que cada uno tenga y ha apelado a seguir potenciando seriamente las estructuras y el funcionamiento de Cáritas en toda la Diócesis.

Para D. Juan José, actuar coordinadamente y tener una organización que funcione bien, con equipos de personas cercanos y sensibles a los problemas, es lo permite que en los momentos de especial dificultad, como el actual, se puedan dar respuestas oportunas y significativas a las necesidades de los «últimos» de la sociedad. El llamado Fondo Crisis será ó es una gota en el océano de la pobreza, pero es una gota que ha dado ánimo y esperanza a esas familias tan necesitadas.

Los datos indican que dicho fondo, durante los últimos tres años, ha recibido la solicitud de 180 personas, de los que 128, un 71 por ciento, eran extranjeros y 52, un 29 por ciento, eran españoles y, hasta ahora, 166 casos han obtenido respuesta y hay 14 casos nuevos pendientes de ser valorados.

Miembros de Cáritas realizan un seguimiento individualizado de la situación de cada uno y concede una ayuda económica de 400 euros al mes y, en aquellos casos en los que es posible, una ayuda suplementaria de formación.

Un 60 por ciento de los planes formativos se ha realizado en la Fundación Cáritas Chavicar y un 36 por ciento ha sido con planes individuales parroquiales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.